Columna AL TANTO…  A cien días de un momento crucial para la patria

Comparte:
  •  
  • 14
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    14
    Shares

José Antonio Ortega

Guerrero y Guanajuato resaltan en el mapa. Son las dos únicas entidades en color rojo. La mayor parte del país viste de naranja. Algunas más transitan al amarillo. Sólo Chiapas luce en verde. El semáforo de alerta epidemiológica cambia de tonalidad. La pandemia parece dar tregua.

Atrás dejamos enero y su estela de muerte. Media febrero y comienzan a llegar las vacunas. Lo mismo desde Bélgica, que de Moscú o Argentina. También de Corea del Sur y la India. El Plan Nacional de Vacunación se mueve a la fase dos. Inicia con los adultos mayores. Renace la esperanza.

La vacuna de AztraZeneca está aquí. Se aplica ya a los compatriotas de la tercera edad. A los adultos mayores de sesenta años. Inicia con quienes habitan en los 333 municipios más alejados de la nación. En las comunidades rurales. En las zonas urbanas marginales. Con la población más pobre.

Después vendrán los demás. Hasta alcanzar a los más de 15 millones de adultos mayores. Todos serán inmunizados contra el Covid-19. Para abril o para mayo, según se ve. En adelante llegarán los turnos por orden de edades. Así –sucesivamente- hacia 2022. Hasta alcanzar la meta de 126 millones de mexicanos vacunados.

Todo dependerá de la oportuna llegada del antígeno. De contar –en tiempo y forma-con las vacunas de: AstraZeneca, Pfizer BioNTech, Sputnik V y CanSino. Más aún, del manejo pulcro de la estrategia. Pero sobre todo de la eficacia que puedan tener las brigadas de vacunación.

Las llamadas “Brigadas Correcaminos”, cuestionadas en su conformación. Queda claro el papel que cumplen un médico y una enfermera. La seguridad que garantizan cuatro elementos de las Fuerzas Armadas. Así también la de dos estudiantes de medicina, como voluntarios.

Todo bien hasta ahí. Pero lo que no deja de llamar la atención es la presencia de dos promotores de programas sociales del Gobierno de México. La función que desempeñan los llamados servidores de la nación. Habría que aclararlo. Despejar dudas y sospechas.

Mientras tanto…

Otros contingentes recorren todo el país. Lo hacen con claros fines electorales. Ellos sí, abiertamente. Son Alrededor de 50 mil capacitadores del Instituto Nacional Electoral (INE). Tienen la encomienda de visitar los domicilios de más de 12 millones 200 mil ciudadanas y ciudadanos.

Los invitarán a la fiesta de la democracia. A ser funcionarios  en alguno de los 163 mil centros de votación que se instalarán el próximo 6 de junio. Son las ciudadanas y ciudadanos escogidos por sorteo. Cuyo primer apellido comienza con la letra A. Que nacieron en los meses de agosto y septiembre. Y que fueron convocados al azar.

En la arena política. Los actores se mueven. Se acerca la etapa definitoria de los procesos de selección interna. Jaloneos por candidaturas en la coalición “Va por México” (PRI, PAN y PRD). Lejos del sentir de las bases se asoma la postulación de viejos conocidos. El intento por imponer figuras harto conocidas. Como las de Margarita Zavala Gómez del Campo, Francisco Ramírez Acuña o Ildefonso Guajardo.

Santiago Creel Miranda, Juan Carlos Romero Hicks o Rubén Moreira. Que decir del ex candidato Gabriel Quadri de la Torre o Roberto Gil Zuarth. Casi seguros aspirantes a cargos de elección popular ¿Qué no hay otros? Pregunta el respetable. Todo parece indicar que no. A menos que las dirigencias partidistas tengan otros datos.

Mismo caso en la coalición “Juntos hacemos historia” (Morena, PT y PVEM). Viejos conocidos persisten en su intento por asaltar el poder. Las eternas candidatas y candidatos. Ya buscaron en otro momento la nominación por el PRI o por el PRD. No convencieron a los votantes.

La lista –por citar solo algunos- se integra por nombres como el de Layda Sansores San Román. Obstinada por gobernar Campeche. David Monreal Ávila, empecinado en obtener la gubernatura de Zacatecas. Qué decir del impresentable Félix Salgado Macedonio. Impuesto por la dirigencia nacional de Morena al gobierno de Guerrero.

Media el proceso electoral. Se van cumpliendo los plazos y tiempos legales. Los partidos emergentes, instalados en la pepena electoral. A la espera de los tránsfugas a la caza de candidatos. La cuestión es postular. A ver qué sale es la apuesta. Basta ver a Samuel García como candidato a gobernador de Nuevo León por Movimiento Ciudadano.

Por lo tanto…

Es tiempo de actuar. Llegó la hora de formarnos en la fila ¡Por fin! La vacuna ha llegado. Es momento de conducirnos con responsabilidad. De estar pendientes a la instalación de los puestos de vacunación. Confiemos en el personal de salud, en los estudiantes de medicina que participan como voluntarios.

Reconozcamos la labor de los elementos de nuestras fuerzas armadas. Tomemos sana distancia de los promotores de programas sociales del Gobierno de México y de los servidores de la nación. Su labor no es relevante en la jornada de vacunación contra el Covid-19. Que se aclare su función y permanencia en las “Brigadas Correcaminos”.

Abramos las puertas a las capacitadoras y capacitadores electorales del INE. Sumemos fuerza ciudadana al proceso electoral en puerta. Permanezcamos atentos a la postulación y registro de candidatos. Analicemos su trayectoria, sus aciertos y sus yerros. Después de todo son viejos conocidos.

Su permanencia o jubilación depende del voto ciudadano. Estriba en nuestra decidida participación en los comicios. La decisión de quien gobernará no puede quedar en manos de las élites partidistas. Reside en la voluntad ciudadana, hay que cortar de tajo toda ambición malsana.

Ya falta menos. Los partidos están cerrando sus procesos internos de selección. Se encaminan al registro de candidatos. Luego vendrán sus campañas. Todo en los poco más  de cien días nos separan del primer domingo de junio. Fecha toral para decidir entre un antes y un después: momento crucial para la patria.

 

 


Comparte:
  •  
  • 14
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    14
    Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *