Columna VERDADES MENTIROSAS… Estados Unidos: el doble golpe de estado.

Comparte:
  •  
  • 71
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    71
    Shares

“En el Cosmos, no hay lugar que esté a salvo del cambio”.

     CARL SAGAN

   Gerardo Lara

Dicen LOS corifeos del DEEP STATE que Donald Trump y sus seguidores intentaron un GOLPE DE ESTADO, que la ultraderecha pisoteó la democracia y que el presidente saliente (Trump) instigó a la violencia.

Arriesgándome a la censura, intentaré aquí desmontar la anterior cadena de VERDADES MENTIROSAS, bajo la fórmula de mirar las cosas desde “otra óptica” y teniendo en cuenta siempre la advertencia de León Trotsky: “Quien se hinca ante los hechos consumados, no puede mirar al porvenir”.

Más allá de la discusión de si hubo fraude electoral o no, es conveniente mirar a lo que analistas como el Doctor Alfredo Jalife han abordado sobre las formas del fraude algorítmico que “pudiesen” haber marcado el rumbo de la elección.

De lo que no cabe la menor duda es que fue una jornada electoral poco tersa, cerrada hasta la confusión y sorpresiva por la serie de bandazos y especulaciones, antes, durante y después de la elección. Nadie puede afirmar que Joe Biden ganó con claridad, ni que la democracia estadounidense triunfó, al contrario, a todas luces fue derrotada. A tal grado que Joe Biden será el presidente de los Estados Unidos con menos consenso, quizá de toda la historia.

Hacia finales de 2019 era un hecho que Trump tenía la elección en sus manos, sin embargo, llegó la pandemia (muy conveniente para los DEMÓCRATAS) y comenzó la debacle del caricaturesco fascista, el inminente triunfo se escapó y se perdió en la niebla del inaprensible sistema electoral. La CIBERCRACIA (Los gigantes tecnológicos del “gafam”), secuestraron la elección e impusieron su versión al mundo. Para los que duden de que existe un gobierno (desgobierno) del caos mundial deben consultar el libro del Dr. Alfredo Jalife-Rahme:”LA INVISIBLE CÁRCEL CIBERNETICA”.

Por un instante veamos los acontecimientos fuera de la óptica de la “cibercracia”(Google, Apple, Facebook, Amazon, Microsoft…GAFAM) y pensemos en el hecho de que fueron los DEMOCRÁTAS los que clausuraron la libertad de expresión, fueron ellos los que no permitieron “ninguna discusión” respecto a la legalidad de las elecciones; tal vez los bárbaros de Trump intentaron un “Putsch” pero sus rivales, o más correctamente, las corporaciones que forman la “cibercracia” sí que dieron un “golpe de Estado”. Al negar todo derecho de réplica, al censurar toda expresión contraria a su verdad, al pisotear impunemente la ya muy deteriorada Constitución de su país. Es increíble como el mundo, ha cedido el “mallete de la justicia” al israelí/estadounidense Mark Zuckerberg y socios, impacta el pensar que el sionismo cibernético tiene el poder de silenciar a quien quiera.

Ha quedado muy claro que una espada de Damocles pende sobre nuestro cuello, un frío incontrolable me recorre al percatarme de que el monstruo corporativo es más que una gigantesca empresa transnacional; incide y decide en este instante la agenda de occidente y del mundo, con el contrapeso tecnológico del gigante asiático y el militarismo ruso. Pensar el nivel de control que tienen sobre las formas de pensar y de hacer, da terror. Es escalofriante saber que el resultado de las próximas guerras dependerá en gran parte de quien domine “la voz del ciberespacio”.

En la transición universal que hoy vivimos y cuyo rumbo es impredecible e imprevisible, habrá transformaciones geopolíticas que alterarán el mapa del mundo como quizá no ocurría desde la llegada de Colón a América. Será necesario volver a “primer año” de geografía.

A pesar de que el mundo nunca ha dejado de “balcanizarse”, ahora surgen síntomas de separatismos, integrismos, nacionalismos y rupturas en todos los rincones del mundo, especialmente y con gravedad inusitada en LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA, cuyos signos de implosión/Explosión van en ascenso imparable, por lo que el DOBLE GOLPE DE ESTADO ocurrido no es más que un síntoma.

Por lo pronto el drama histórico nos llevó a presenciar un momento culminante; el Putch del capitolio y el Putch cibernético son la culminación de un proceso que comenzó con el montaje de las Torres gemelas; estamos ante el derrumbe de los mitos fundacionales del Estado de las barras y estrellas: el mito del bienestar, el de la libertad, el de la democracia.

Pero quizá los DOS GOLPES salieron triunfantes, uno porque impuso ante el mundo la legitimidad del triunfo de JOE BIDEN y el otro porque, aunque Trump perdió, el fascismo/trumpismo ganó; ya tienen su “Putch de Múnich”.

En realidad, las implosiones (no revoluciones) que vienen y que llevarán a la balcanización radical de América y del mundo no se deben sólo a condiciones domésticas. Simplemente son resultado de un hecho de “biología política”: todos los Estados fenecen, pero muchas naciones prevalecen. Cuando las naciones implotan los estados explotan.

Este fenómeno que a veces toma formas de guerra civil es el resultado de la fundición de todas las contradicciones, económicas, culturales, genéticas, étnicas, espirituales que subyacen en el pacto político del Estado.

El “Putch del capitolio” es una escalada del proceso que vive Estados unidos, no es la incitación de ningún fascista demente, ni la simple irrupción de un “grupúsculo violento”, representa en realidad el agotamiento del pacto político, lo insostenible de sus sistemas básicos, la inoperancia absoluta de su “democracia”, son los rasgos visibles de esa “batalla civil” hasta ahora larvada.

Los signos de fondo no son tan visibles, se esconden detrás de una Constitución, un Sistema electoral, un pacto federal y la invención de un sueño patriótico, pero lo que en realidad ocurre es que se va cumpliendo la predicción del periodista/investigador Collin Woodard en el sentido de que las once naciones que forman el pacto político de la “DEMOCRACIA AMERICANA” romperán entre sí fracturando el mapa de Estados Unidos, Canadá y por supuesto, México. De ello hablaré en próxima entrega.

Es muy probable que, si las cosas siguen su curso natural, los sobrevivientes de los cuarentas, cincuentas y sesentas, veremos cambiar el mapa mexicano como no ocurría desde 1848, con el brutal desmembramiento de nuestro territorio provocado por el gobierno “Demócrata” de James Polk.

Ya está aquí la generación de mexicanos que tendrá que aceptar que “nunca nada es para siempre


Comparte:
  •  
  • 71
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    71
    Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *