Columna VERDADES MENTIROSAS… Coronavirus: Cisne Negro del Desconcierto

Comparte:
  •  
  • 65
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    65
    Shares

Gerardo Lara

La aparición del “CISNE NEGRO” (evento impensado y devastador), que hemos bautizado como CORONAVIRUS, ha dejado al descubierto la fragilidad del espíritu humano, ha evidenciado la facilidad con que irrumpen el caos y el desconcierto en la vida cotidiana y nos ha mostrado el grado de enajenación de nosotros mismos, a que nos ha llevado la religión del dinero y el consumo, condenándonos a vagar como marionetas y balar como rebaño.

Al igual que hace poco más de cien años, los imperios no ceden ni cederán en su lucha por la repartición del mundo, han entrado en una espiral de alcances impredecibles en la que un aire enrarecido surca el ambiente geopolítico, una especie de déjà vu histórico al que se le ha dado en llamar “el momento Sarajevo”, en recuerdo del asesinato del Archiduque Francisco Fernando, en Sarajevo, el 28 de junio de 1914. Gavrilo Princip, el nacionalista serbio que accionó el arma magnicida, jamás imaginó que su acto invocaría al Cisne Negro que nombramos como Primera Guerra Mundial

Los estrategas del mandarín Xi Jinping, afirman que el virus fue llevado a China por Estados Unidos cuando Cientos de atletas del ejército de EE.UU. estuvieron en Wuhan para los Juegos Mundiales Militares en octubre de 2019. Los orientales llegaron al grado de expulsar al grueso de los periodistas norteamericanos.

Los secuaces del Sheriff Trump le llaman “el virus chino” y han lanzado una campaña desinformativa que tiene al mundo al borde de la histeria; el pokarista de la Casa Blanca ha visto como la pandemia pone en peligro el que era un seguro triunfo electoral.

El Zar Vladimir Putin guarda un gran hermetismo, aunque algunos de sus funcionarios a través de medios rusos, han infiltrado teorías conspirativas espectaculares según las cuales, el virus sería un arma biológica desarrollada por los Estados Unidos. La información comenzó siendo diseminada por miles de cuentas de redes sociales y está recogida en la versión española de Sputnik news, un medio cercano al Kremlin.

Las teorías propagadas incluyen la idea de que el virus fue creado por los Estados Unidos para “librar una guerra económica contra China”, que es un arma biológica inventada por la CIA, o que forma parte de una estrategia occidental de “mensajes anti-China”.

Una cosa es segura, el grueso de la humanidad ignoramos en donde surgió el coronavirus, al parecer hay un consenso silencioso de que apareció por generación espontanea o fue trasladado por algún animal; VERDAD MENTIROSA que nos deja con el sufrimiento a cuestas, sin el bálsamo de la reflexión.

El rebaño humano ha dejado de pedir explicaciones, sólo está dispuesto a recibir órdenes. Nunca como ahora ha quedado de manifiesto lo vulnerables que somos; nos dicen úntense gel, pónganse cubre bocas, no salgan, nos quitan los trabajos, clausuran el entretenimiento y el desarrollo cultural y ensayan el distanciamiento social. El mundo, las masas, prestas a obedecer cada orden, sin preguntar, sin chistar.

Ha quedado al desnudo nuestro estado de inanición e impotencia intelectual, ha quedado claro que ni en las dictaduras ni en las democracias gobernamos nuestros destinos. Se abre en el horizonte la posibilidad de quiebre del espíritu humano, a través del miedo y el hambre.

Los dimes y diretes en que se debaten las potencias geoeconómicas nos demuestran que el virus y la pandemia no surgen por generación espontánea, son parte de una fase de la guerra por el predominio mundial; que debilita a las masas humanas y fortalece a los sectores más privilegiados, salvando al gran capital de un colapso inminente y sometiéndonos a una especie de ensayo en el que el miedo a la muerte, la cobardía y el rechazo del otro son la voz cantante.

El “momento Sarajevo” aducido por eminentes politólogos, incluyendo al nonagenario Henry Kissinger, anuncia que el “Cisne Negro” de la pandemia no viene solo, es una parvada que trae consigo el fin de una era, no sabemos el grado destructivo que habrá para que nazca la nueva.


Comparte:
  •  
  • 65
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    65
    Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *