Restauranteros rechazarán medir alcohol en clientes

*Integrantes de organismos restauranteros, rechazaron la posible exigencia de adquirir implementos para medir los índices de alcohol en la sangre de sus comensales. Asimismo indicaron que cada vez son más los comercios que respetan la Ley de Protección Contra la Exposición de Humo de Tabaco en el Estado de México.

Reporte de: Francisco Javier López Miranda/Apocaliptic.com

Toluca, México, 12 de abril de 2018.- Representantes de organizaciones de bares y restaurantes, dieron a conocer su rechazo total a la posibilidad de que las autoridades estatales, retomen el proyecto de implementar la obligatoriedad de los establecimientos que tengan venta de bebidas alcohólicas, de tener uno o más aparatos para medir los índices de alcohol en la sangre de sus clientes.

En conferencia de prensa, Patricio González, presidente de la Asociación de Bares y Restaurantes del Estado de México y José Luis Llanes, consultor y miembro del grupo Comunicación, Diálogo y Conciencia (CODICE), consideraron que esto no es viable ya que la medida no ayudaría a reducir el consumo, además de que más del 50 por ciento de los establecimientos no estarían en condiciones de adquirirlos por el costo.

“Es una imposición en la que no estamos de acuerdo porque en primer lugar no es una medida que ayude a disminuir el consumo, pero además son aparatos muy costos pues cada uno tiene un precio de entre 15 y 20 mil pesos y no todos los negocios están en condiciones de adquirirlos”, fustigó Patricio González.

Por su parte, José Luis Llanes, estableció que en poco menos de un año, el número de establecimientos comerciales, como bares, cantinas y restaurantes, que sí respetan la Ley de Protección Contra la Exposición de Humo de Tabaco en el Estado de México y su Reglamento pasó de 47 a 69 por ciento, lo que demuestra mayor sensibilidad de propietarios y clientes hacia ese ordenamiento de salud pública que busca evitar más muertes por esa causa.

Concluyó: “Hoy se fuma menos en el interior de bares y restaurantes”, aunque observó que todavía persiste la simulación en las llamadas “terrazas”, que son espacios al interior de los establecimientos que deben cumplir ciertas normas para que ahí los clientes sí puedan fumar sin afectar a quienes no desean hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*