La misma mafia de Texcoco se reparte pastel de Morena en Edomex

Mauricio Islas. Apocaliptic.com

Toluca, México, 24 de octubre 2017.- El día de ayer se finiquitó un importante acuerdo en la cúpula de Morena en el Estado de México, donde los consejeros estatales votaron en su mayoría (por designación) por Higinio Martínez Miranda, como nuevo secretario de organización del partido en la entidad, con lo cual será el mismo grupo de Texcoco, quien acapare, no sólo el poder, sino también las candidaturas al Senado.

Morena no toma las decisiones del Estado de México en la entidad, sino que este acuerdo se realizó a puerta cerrada en un lujoso inmueble de la colonia Roma en la Ciudad de México; sellando así el pacto que ya se venía manejando desde meses atrás, y refrenando el control de Morena en manos del mismo grupo político: el GAP.

El GAP, es la agrupación política que encabeza Higinio Martínez, poderoso cacique de Texcoco, quien ha sido evidenciado en múltiples actos de corrupción, los más recientes los millonarios desvíos de este municipio hacia la fallida candidatura de Delfina Gómez, su ahijada política.

Para devolverle los millones invertidos, Morena ya había colocado como secretario general del partido en la entidad a Horacio Duarte, quien desde hace tiempo es la mano derecha de Higinio Martínez, y quien le ha servido para ‘heredarse’ múltiples puestos políticos, pues como buenos chapulines, igual han amasado fortunas estando en el PRD, luego en Movimiento Ciudadano y ahora cobrando millonarias nóminas en Morena.

Esta maniobra está calculada, el conocido dedazo supremo de Morena, ya había señalado que Delfina tendría candidatura al senado como premio de consolación, pero ahora, con la designación de su padrino político como secretario de organización, se estarían embolsando así la totalidad de candidaturas para la cámara alta del país, en un hecho además inédito y que refleja muy bien el dominio político de Morena Edomex en manos de unos cuantos.

Esto de igual forma delata las mismas prácticas corruptas y de nepotismo, que Morena pregona combatir, no obstante que en los hechos se pone en evidencia que ejercen las mismas y aberrantes prácticas políticas que mantienen el poder en manos de la misma oligarquía.