Maestros exigen dictámenes reales de escuelas revisadas

*Unos 500 maestros de diferentes municipios del Valle de México, exigieron reducir trámites burocráticos, en la revisión de estructuras escolares y contar con el dictamen que les permita regresar o buscar sedes alternas, para reiniciar las clases.

Reporte de: Francisco Javier López Miranda/Apocaliptic
Foto de: Darío Rocha Priego/Apocaliptic

Toluca, México, 26 de septiembre de 2017.- Desde hace poco menos de dos semanas que inició la gestión de Alfredo del Mazo, este martes se registró la primera movilización popular frente a palacio de gobierno, protagonizada por maestros de distintos municipios de la entidad, quienes asumieron estar aglutinados en distintas organizaciones, ajenas al Sindicato de Maestros al Servicio del Estado de México (SMSEM).

Desde las 10 de la mañana, arribaron unos 500 docentes, quienes montaron cerca de 50 casas de campaña en los portales de la sede del gobierno estatal, en demanda de que se les entregue los dictámenes de seguridad estructural de los edificios escolares, luego de los tres sismos que se han dejado sentir en las últimas semanas.

Al poco tiempo de su presencia, una comitiva fue recibida por autoridades de la Secretaría de Gobierno.

De acuerdo con los denunciantes, les urge el reinicio de labores, pero existe incertidumbre si se puede o no iniciar las clases, porque no hay autoridad que haya querido asumir la responsabilidad sobre la gravedad de las aulas, a consecuencia de los sismos.

“Los inspectores de Protección Civil, llegan a las escuelas, y una vez que realizan la inspección ocular, se retiran indicándoles que ellos no les pueden autorizar el reinicio de labores, asimismo los ayuntamientos les envían inspectores que tras las observaciones les comunican que todo está bien, pero ellos no están autorizados para decretar el reinicio”, se quejaron.

En tanto, dijeron que la Secretaría de Educación les comunicó que no se puede iniciar clases hasta no contar con el dictamen, documento que no han logrado obtener y en consecuencia sigue la incertidumbre, establecieron.

En opinión de los quejosos, el problema es burocrático, si bien reconocen que la gravedad de los desastres por los movimientos telúricos, exige flexibilidad de todos para lentamente retomar las actividades cotidianas, también se precisa de no abusar de esa condición y “todos, desde nuestro ámbito echarle muchas ganas, señalaron”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*