Delfina incapaz de responder en el Segundo Debate; lluvia de ataques

Redacción Apocaliptic.com

9 de mayo 2017.- Este martes se realizó el segundo y último debate oficial entre los candidatos a la gubernatura del Estado de México, como parte de las acciones del IEEM para que la ciudadanía conozca las diferentes propuestas electorales.

Los principales blancos de los ataques fueron los candidatos punteros en las encuestas, Alfredo del Mazo Maza de la alianza PRI-PVEM-Panal-PES y la candidata del Morena, Delfina Gómez; esta última abordó el debate como si se tratara de un monólogo y fue incapaz de responder a ninguno de los múltiples ataques y cuestionamientos que recibió de parte de los demás candidatos.

A Delfina Álvarez le volvieron a insistir en el tema del desvío de recursos en su gestión como alcaldesa de Texcoco, para el grupo político que encabeza Higinio Martínez; de igual forma guardó silencio ante los señalamientos por las millonarias sumas que se auto otorgó de liquidación, y tampoco respondió a la pifia criticada por Óscar González en el sentido de que la candidata de Morena afirmó recibir pensión del ISSEMYM, lo cual no sería posible a menos que siga recibiendo prebendas de Texcoco.

De igual forma no tuvo que decir ante la crítica de Juan Zepeda a sus programas quien le hecho en cara que se trata de propuestas que agencias ya han vendido a políticos en otros estados, y que carecen de sustento, además de que su equipo de campaña está lleno de ex priistas y ex panistas que apoyaron las reformas que tanto critica. De igual forma Castell le echó en cara ser “peor” que los otros partidos, por fingir representar a la ciudadanía, cuando en realidad sólo divide y es parte de la misma “mafia del poder”.

Al candidato priista también le surgieron acusaciones, siendo una de las más fuertes la vertida por Josefina Vázquez Mota, quien lo responsabilizó de haber permitido que el narcotráfico ingresara al municipio de Huixquilucan.

Del Mazo le respondió afirmando que este tipo de seguridad es responsabilidad del gobierno federal, que en esa época recayó en presidentes panistas; y reviró con múltiples cifras para ejemplificar el éxito de su gestión como alcalde. Entre ellas su generación de empleo, que fue mayor al 40%, mucho más que lo que habrían obtenido alcaldías como la de Zepeda o Delfina Gómez.

El aspirante priista también presentó tres ejes para una política sustentable, basada en el desarrollo urbano ordenado, un programa movilidad integral donde detalló nuevas rutas de Mexibus y Mexicable. Retomando también advertencias vertidas en medios financieros acerca de posible inestabilidad en caso de una victoria de Morena.

Juan Zepeda también prometió múltiples líneas de sistemas de transporte sustentable, además de enfrascarse en discusiones con Castell y Óscar González; en el caso de la independiente le recriminó el uso de su camioneta “por contaminante” y a González lo criticó afirmando que su propuesta de refinería era sólo de ámbito federal.

Por su parte el aspirante del PT reviró afirmando que su refinería sí es posible y le recriminó a Zepeda no estar enterado siendo que el PRD fue uno de los que aprobaron la Reforma Energética, lo cual negó el perredista. El candidato del PT también presentó su propuesta de una Banca Estatal de Desarrollo para impulsar a micro empresarios.

Castell también insistió en el tema de la generación de empleo apoyando el financiamiento y la generación de incentivos para atraer inversiones.

Por su parte Zepeda también insistió en préstamos para generar nuevas empresas y presumió haber subido en las encuestas, advirtiendo que va por el puntero Del Mazo, bajo la premisa de que caballo que alcanza gana.

Temas como el del Río Lerma también fueron uno de los más nombrados por los candidatos, quienes se expresaron al respecto como un tema prioritario que prometieron sanear.