juangabriel

Adiós a Juan Gabriel; del orfanato, a la gloria eterna

Redacción Apocaliptic.com

28 de agosto 2016.- Este domingo ha fallecido una de las leyendas más grandes de la música mexicana, Juan Gabriel, lo que ha puesto de luto a un país que llora y rinde un merecido homenaje que se extenderá de forma infinita al igual que su legado.

Juan Gabriel se encontraba descansando en su casa en California, cuando sufrió un infarto fulminante, confirmó Armando Manzanero, sin que se tengan más detalles al respecto; el viernes pasado ofreció su último concierto en la ciudad de Los Ángeles, donde se vio sonriente y bailando como toda su vida.

El presidente, Enrique Peña Nieto, emitió sus condolencias y ordenó realizar un merecido homenaje en el Palacio de Bellas Artes, donde alguna vez cantó, y donde sólo se consagran las más grandes epopeyas de la cultura nacional.

Las redes sociales se han desbordado en condolencias para quien fuera uno de los más queridos compositores y cantantes que ha dado México, siendo también uno de los más populares y reconocidos en todo el mundo.

La noticia ha ocupado primeras planas internacionales y diversas figuras nacionales e internacionales han emitido sus condolencias, incluido el presidente de Venezuela Nicolás Maduro, a quien le llevó serenata en su reciente cumpleaños.

Juan Gabriel, una historia inolvidable

Nació en Parácuaro, Michoacán, con el nombre de Alberto Aguilera Valadéz y emigró con su familia siendo muy pequeño a Ciudad Juárez; su padre, abandonó a su madre con 6 hijos sin que se tenga certeza de su paradero; y posteriormente su madre lo abandonó en una casa hogar por falta de recursos; hasta que siendo un adolescente escapó y trató de forjar sus propios sueños, después de años de soledad.

Mientras estuvo internado, un joven discapacitado de quien todos se burlaban, se hizo amigo de Juan Gabriel, quien le tenía consideración, por este motivo le enseñó a tocar guitarra como agradecimiento, convirtiéndose en su primer maestro, y en el motivo del primer nombre de la naciente estrella.

Juan Gabriel consiguió rápidamente trabajo como cantante en un bar, el Noa Noa, comenzando así una enigmática historia de éxito, que tampoco fue sencilla.

Buscando suerte en la ciudad de México fue confundido con un ladrón y encerrado un año en la cárcel de Lecumberri hasta que se demostró su inocencia; aunque finalmente su suerte comenzaría a cambiar con su primer disco, comenzando a generar ventas y más ventas que a la fecha superan ya las 100 millones en todo el mundo.

Juan Gabriel triunfó además con gran éxito derrumbando tabúes en un país machista, ganándose el respeto y la simpatía de todos los sectores del público, quien no se cansará nunca de cantar sus canciones y recordarlo como una de las más grandes glorias de la canción mexicana.

Descanse en paz, Juan Gabriel.

 

Foto del último concierto por JOSÉ ROMERO NOTIMEX

banner_informe2016_1000x100