Extor

Extorsión desde Facebook, la falsa “Carmela Rodríguez”

*Se trata de una banda que opera en Costa de Marfil.

Por Juan carlos Lara Escobedo

Toluca, México, 27 de junio de 2016.-  Las cuentas falsas de faccebook y youtube se han convertido en  la forma moderna de extorsión a través de la red. No se trata de la clonación de cuentas, se trata de crear falsos perfiles, con fotografías falsas. Primero te enganchan como una nueva amistad, varios de tus amigos y contactos aparecen en estas cuentas, ese perfil se hace amigo de tus contactos para darte confianza a fin de que aceptes su solicitud de amistad.

La falsa Carmela Rodríguez y cualquier usuario de Facebook

Este es el muro de la falsa Carmela Rodríguez, por respeto a la intimidad de las personas se cubre el nombre de los amigos que tiene dados de alta.

Este es el muro de la falsa Carmela Rodriguez en Facebook, por respeto a la intimidad de las personas se cubre el nombre de los amigos que tiene dados de alta.

Su perfil de Facebook dice que vive en Lieja, Bélgica. Se dice oriunda de Guadalajara, México. Que estudió en Toluca y ahora sigue sus estudios en esa ciudad de Europa.

Un usuario cualquiera de Facebook, a quien llamaremos su “amigo” recibe la invitación de Carmela Rodríguez. Ella es guapa, se ve mayor de 30 años pero dice que tiene 26.  El usuario ve su perfil y encuentra a varios de sus amigos. Acepta la invitación.

De inmediato, Carmela hace contacto por Inbox. Su nuevo “amigo” le responde el Hola. Ella da información acerca de dónde vive, y se hace pasar por mexicana. Pero en su escritura se nota que no lo es. No responde a preguntas sobre el lugar dónde vive, corta esa conversación. El usuario de Facebook que protagoniza esta historia sospecha de Carmela  y lejos de borrar la conversación la guarda.

Carmela contraataca, deja pasar días y lanza un nuevo saludo. De nueva cuenta se presenta como mexicana y mientras más escribe más se nota que no lo es, ni siquiera latina o española. Cuando se le hacen preguntas sobre su trabajo, escuela, ciudad o intereses en la vida sigue haciendo mutis y levanta más dudas. Entonces Carmela comienza a escribir mensajes eróticos, tiene la clara intención de “cachondear” a su interlocutor.

Antes de seguirle el juego, el usuario le dice que es guapa, que en su perfil de Facebook se ve guapa, que salga a la calle a buscar un novio. Ella hace que no lee nada e insiste en el juego erótico por internet, dice que le encanta el cibersexo.

El usuario le sigue el juego… Carmela va a más y pide Skype, el usuario de Facebook se niega en primera instancia. Ella insiste y describe lo que haría: “te enseño mis pechos y el coño”.  Con esas palabras Carmela confirmó que no era mexicana (ninguna mexicana le llama coño a la vagina)

Se confirmaba que la “amistad-perfil” de Carmela en Facebook tenía otros fines. El Usuario de Facebook y ciber amigo de Carmela ya no tiene dudas de que se trata de algo fraudulento y quiere descubrir de qué se trata.

Carmela insiste en obtener el correo electrónico de su “amigo” e insiste en tener sexo vía Skype. La video-llamada se realiza. Una mujer aparece en la pantalla, no es la supuesta mujer del perfil en Facebook.

Hasta el fondo con Carmela

De inmediato, el usuario mensajea a Carmela vía Facebook y le dice: no eres la de Skype, ella responde que sí, mientras el video de una mujer de aproximadamente 25 años corre por el Skype. Esta se desnuda hasta gotescamente, se desnuda por completo. Mientras en el Facebook la supuesta Carmela Rodríguez insiste en querer ver el pene de su interlocutor. ¿Por qué no? El interlocutor se lo muestra por unos segundos y le corta la video-llamada. De inmediato, por el Inbox del face, el usuario le pregunta a la supuesta Carmela Rodríguez: “¿Cuánto va a ser, de a cómo cobran el minuto o de qué va el asunto?”  “Carmela” se muestra molesta, dice que no quiere dinero, que quiere placer. Exige a su interlocutor que se vuelva a meter a la video-llamada, él se niega. Ella exige. Del cachondeo pasa a las amenazas: “sino me recibes la llamada por Skype voy a publicar el video que te grabe, te voy a destruir la vida”.

Y sí, la banda de extorsionadores graba lo más que pueden, hacen modificaciones al video y amagan con subirlo a Youtube. En el muro de Facebook de su víctima colocan el video e incluso lo suben a los muros de sus contactos (previamente se hace amiga de los más contactos posibles).

Una vez que consideran que han espantado a la víctima, exigen que la conversación continúe y comienzan a enviar correos electrónicos en los que manifiestan que tienen una hermana moribunda. Exigen 8 mil 500 dólares a cambio de no divulgar el video de la víctima cuando muestra el pene a la cámara.

Pero en esta ocasión, Carmela Rodríguez eligió mal a la víctima. Desde la solicitud de amistad y los contactos sospechosos, el “amigo” de la falsa Carmela Rodríguez  guardó conversaciones y tomó las precauciones con las redes sociales a fin de que hubiera antecedentes.

Por consejo de Youtube,  el “amigo” de la falsa Carmela entabla una conversación vía correo electrónico con los extorsionadores, la intención es obtener un número de cuenta, una dirección o alguna pista que lleve hasta ellos. Estos se molestan cuando sienten que se les están dando largas.

Las amenazas por correo electrónico se prologan, los extorsionadores se notan desesperados y piensan que han sido denunciados, se dan cuenta que para ese momento la cuenta de Facebook fue bloqueada y que su canal de Youtube fue denunciado. La desesperación de los extorsionadores va en aumento, se les acaba el tiempo para dar el golpe, en sus mensajes de correo electrónico  se  notan desencajados y más cuando se les insiste en proporcionar un número de cuenta para cuanto antes.

De alguna manera los extorsionadores saben cuándo no obtendrán nada de su fechoría. Al ver que el tiempo límite para realizar su acto criminal se agotó deciden lanzar más amenazas, rompen la conversación y seguramente cancelan todas las cuentas desde donde fraguaron su plan criminal. Descubren que algo salió mal cuando la víctima, del espanto, pasa a la burla: “Y yo que ya tenía tu dinero”… Los extorsionadores mandan un último mensaje: “Ahora mismo estoy destruyendo tu vida, subiré tu video (mostrando el pene a la cámara) a Youtube, se lo enviaré a tu familia, a tu trabajo”.  Obviamente los extorsionadores no contaban con que Youtube estaba prevenido y pedía al “amigo” de Carmela que intentara obtener un número de cuenta o una dirección física para enviar el dinero de la extorsión.

La insistencia para obtener esa información hizo sospechar a los extorsionadores que para ese momento estaban bloqueados en Youtube y siendo buscados por la dirección IP desde donde enviaron los correos electrónicos, misma que fue enviada a las autoridades de Ivoirriene en Costa de Marfil, lugar hasta donde nos llevó la investigación.

De acuerdo a los informes proporcionados por Youtube, esta banda de extorsionadores se encuentra en Costa de Marfil. Reportes indican que se trata de dos o tres individuos que ya están siendo buscados por la justicia. Particularmente la embajada de Francia en Costa de Marfil ha puesto particular interés en que se desarticule esa organización criminal.

Varios amigos de este reportero tuvieron contacto con Carmela Rodríguez a través de la red social Facebook. Uno de ellos, que pidió el anonimato, sospechó del perfil y realizó algunos comentarios que despertaron mi interés. Esta historia se realizó toda en la red y es verídica, porque yo soy el “amigo” de la falsa Carmela.

Así enganchan.

Así enganchan.

Foto 4

Las autoridades tras la banda.

Correo electrónico pidiendo la extorsión.

Correo electrónico pidiendo la extorsión.

 

banner_informe2016_1000x100