El Dron o Vehículo Aéreo No Tripulado (VANT) o conocido en inglés como Unmanned Aerial Vehicle (UAV) en el mercado los hay desde 800 pesos, hasta más de 10 mil pesos.

Urge legislar sobre uso de drones en México.

Por: América Juarez Bernabé/Apocaliptic.com

Metepec, México, 9 de junio de 2016.-El uso de drones en México va en aumento y están siendo utilizados para todo tipo de fines, los drones son utilizados para hacer recorridos largos o cortos y pueden tomar video o fotografía por aire, y aunque sus beneficios pueden ser muchos, ya sea para asuntos de seguridad o ambientales, la realidad es que no existe aún en el país una legislación que norme su utilización y dé una certeza jurídica que no violente el derecho a la privacidad, un tema que ha ocasionado gran controversia a nivel mundial.

Alejandra Gutiérrez Estrada, doctora en Computación de Sistemas y Microcircuitos.

Alejandra Gutiérrez Estrada, doctora en Computación de Sistemas y Microcircuitos.

Para la investigadora Citlalih Y. Alejandra Gutiérrez Estrada, en México urge legislar sobre el uso de drones, pues estos aparatos no tripulados pueden servir para fines negativos contrario a los objetivos que se supone debe tener la tecnología; Estados Unidos está a la vanguardia en normatividad de uso de drones y en México el Instituto Politécnico Nacional ya estudia el tema.

Refirió que es sumamente importante normar el tamaño y características, saber cuáles serán sus funciones y para qué serán utilizados, pues consideró la investigadora que no es lo mismo que sirvan para seguridad nacional que para fines de vigilancia sobre personas o sitios para poder causarle algún daño, es decir, de forma negativa.

Los drones, cada vez más visibles en la vida cotidiana en México, están  presentes durante conciertos, eventos de toda índole, causando expectación en el público que solo los mira pasar por arriba de sus cabezas, hasta hacerlo sentir incluso intimidado, sin embargo, la incertidumbre es mayor cuando se desconoce a dónde van a terminar los videos o fotografías tomadas de ese lugar ni para qué fines serán utilizados, indicó Gutiérrez Estrada, Doctora en Computación de Sistemas y Microcircuitos.

El Dron o Vehículo Aéreo No Tripulado (VANT) o conocido en inglés como Unmanned Aerial Vehicle (UAV) en el mercado los hay desde 800 pesos, hasta más de 10 mil pesos. Esta aeronave sin tripulación se distingue por ser capaz de mantenerse en el aire de forma autónoma con un nivel de vuelo controlado propulsado por un motor y puede ser guiado por control remoto o bien ser pre-programado con el uso de un sistema de automatización para realizar recorridos sin intervención humana para despegar, volar y aterrizar de forma automática.

Un estudiante del Instituto Tecnológico de Toluca realiza unas pruebas con dron desarrollado en la institución.

Un estudiante del Instituto Tecnológico de Toluca realiza unas pruebas con dron desarrollado en la institución.

No cabe duda que los drones han ofrecido grandes ventajas para conocer la dimensión de los problemas en situaciones de catástrofes naturales, desde inundaciones hasta terremotos, permitiendo actuar de forma certera; en materia de seguridad, los drones aportan grandes beneficios, pueden monitorear grandes extensiones de oleoductos, vigilar el ganado, etc. haciendo que la tecnología se ponga al servicio de la sociedad.

En México, instituciones como la Secretaría de Defensa Nacional (SEDENA) desde hace varios años ha comprado distintos tipos de drones para temas de seguridad nacional, sin embargo, en pasados días el Instituto Nacional de Transparencia y Acceso a la Información, le pidió haga público el número de drones que maneja, y a pesar de que expuso que se pone en riesgo el trabajo de la seguridad que realiza, deberá hacer pública esta información, en aras, dice el INAI, de transparentar la información.

Lo anterior evidencia la falta de una legislación en el país, que a nivel global continúa causando controversia, dado que la información obtenida por los operadores a través de los drones, amenaza los derechos a la privacidad. La normatividad que supervise y vele por este derecho, será fundamental para este país, sobre todo cuando la corrupción toca las más altas esferas, y deja al ciudadano con un cuestionamiento alarmante: ¿Quién me vigila y quién tiene toda esta información capturada por las cámaras de los drones?.

banner_informe2016_1000x100