Por amor secuestra avión para llevar carta a Chipre

Un avión de la compañía estatal egipcia Egypt Air, ha sido secuestrado este martes y obligado a efectuar un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto de Larnaca (Chipre). En el avión viajaban 55 pasajeros y 7 miembros de la tripulación.

Tras casi cinco horas, el secuestrado, identificado previamente como Seif Eldin Mustafa, ha sido detenido. Fuentes del ministerio de Aviación Civil egipcio han comunicado a EL MUNDO “la liberación de todos los rehenes y el arresto del secuestrador” y han asegurado que el cinturón de explosivos que portaba el secuestrador era falso.

En los minutos previos al desenlace, las personas que permanecían a bordo -entre ellas, el piloto y copiloto y tres pasajeros- han abandonado el aparato. Uno de los últimos individuos ha descendido con las manos en alto y ha sido detenido.

El primer ministro egipcio Sherif Ismail ha declarado que los motivos del secuestro son aún confusos. “En algunos momentos pidió reunirse con un representante de la Unión Europea y en otros exigió ir a otro aeropuerto pero no hay nada específico”, ha agregado en declaraciones recogidas por Reuters. Funcionarios chipriotas describen al secuestrador como “psicológicamente inestable”.

El aparato, un Airbus 320, cubría la ruta entre el aeropuerto de Borg el Arab, cerca de la ciudad mediterránea egipcia de Alejandría, y El Cairo. El vuelo MS 181 tenía previsto aterrizar en la capital egipcia a las 7:15 horas. El secuestrador contactó con la torre de control del aeropuerto comunicando el secuestro. “El piloto Omar Jamal alertó de la existencia de amenaza al hallarse pasajeros con cinturón de explosivos en su poder y obligando al piloto a desembarcar en el aeropuerto de Larnaca”.

Sin embargo, fuentes de seguridad egipcias negaron después la existencia de explosivos en el aparato. Fuentes cercanas al piloto han precisado, además, que el secuestrador solicitó en un primer momento que el avión se desviara a Turquía pero el capitán le convenció de la opción chipriota porque no había suficiente combustible.

Seif Eldin Mustafa, el secuestrador, tiene nacionalidad egipcia y, según la televisión estatal de Chipre, había reclamado la liberación de presas políticas en Egipto. Desde el golpe de Estado que en julio de 2013 desalojó del poder al islamista Mohamed Mursi,decenas de miles de personas han sido encarcelados en una represión contra toda oposición política que se ha cobrado varias miles de vidas.

El falso secuestrador que actuaba por amor

En un primer momento, sin embargo, la televisión estatal egipcia había identificado erróneamente al secuestrador como Ibrahim Samaha, del que apuntaban que habría solicitado asilo político . Alrededor de la treintena de edad y de nacionalidad egipcia, se informó de que Ibrahim había pedido que le hicieran llegar una carta a una su ex mujer. Ibrahim Abdel Tawwab Samaha es profesor de medicina veterinaria de la universidad de Alejandría.

Pero, tal y como informa¡ó la BBC, el presunto secuestrador Ibrahim Samaha era en realidad uno de los pasajeros recién liberados. “No sabíamos lo que estaba pasando. Estábamos a bordo del avión y nos sorprendió que la tripulación nos pidiera los pasaportes, algo inusual en un vuelo doméstico”, ha indicado el propio Samaha. “Después nos dimos cuenta de que la altitud aumentaba y supimos que nos dirigíamos hacia Chipre. Primero la tripulación nos dijo que había un problema con el avión y luego supimos que había sido secuestrado”, ha agregado. Las autoridades egipcias han pedido disculpas a Ibrahim Samaha, que habían identificado erróneamente como el presunto secuestrador.

Tras la errónea identificación de Ibrahim, el presidente chipriota Nicos Anastasiades había señalado que el secuestro no estaba relacionado con terrorismo. Revelaba que se trataba de una cuestión personal y que Ibrahim Samaha había pedido reunirse con su ex esposa, identificada como Marina Paraschou y residente en la isla. La ex cónyuge del secuestrado reside en el pueblo de Oroklini, próximo al aeropuerto e incluso se informó de que había sido trasladad hasta el aeropuerto. Este punto continúa sin resolverse, tras la resolución del atentado.

5 meses después del avión del Sinaí

Finalmente, el secuestro, que ha durado casi cinco horas, ha terminado con la liberación de todos los pasajeros y miembros de tripulación de cabina . Uno de los últimos en abandonar el avión lo ha hecho por la ventana de la cabina de mando.

En el aeropuerto se había formado una célula de crisis, compuesta por funcionarios del ministerio de Justicia, Asuntos Exteriores y la policía. El aeropuerto de Larnaca permanece cerrado y los vuelos programados han sido desviados al Aeropuerto Internacional de Pafos, situado a 16 kilómetros de la ciudad de Pafos, en el suroeste de Chipre. Es es el segundo aeropuerto más importante del país.

Una fuente del ministerio de Aviación Civil ha indicado en un comunicado que los extranjeros que iban a bordo del avión son 4 holandeses, 8 estadounidenses, 2 belgas y 4 británicos. Habría, además, ciudadanos de Francia, Siria e Italia. También viajaban 7 personas como tripulación y personal de seguridad.

El presidente egipcio y ex líder del ejército Abdelfatah al Sisi ha hablado con su homólogo chipriota Nicos Anastasiades para “revisar la situación relativa al avión egipcio secuestrado”. Al Sisi ha recalcado el “compromiso de Egipto con la seguridad de todos los pasajeros a bordo del avión, señalando que se están tomando todas las medidas para garantizarlo”. Ambos mandatarios han coincidido en la necesidad de cooperar. Según Anastasiades, la coordinación de las autoridades de ambos países continuará hasta que la situación se resuelva.

l pasado 31 de octubre la sucursal local del autodenominado Estado Islámico reivindicó la autoría del ataque contra avión de pasajeros rusos en el norte de la península del Sinaí segando la vida de las 224 personas que viajaban a bordo. Las informaciones de la inteligencia occidental y la confirmación de los servicios secretos rusos provocaron la suspensión de los vuelos al aeropuerto internacional de Sharm el Sheij, la ciudad costera egipcia de donde despegó el aparato, entre gravísimas dudas acerca de las medidas de seguridad de las instalaciones.

A mediados de noviembre la organización yihadista publicó en su revista Dabiq la presunta prueba del atentado: una lata de Schweppes Gold y un detonador. El IS vinculó el atentado al inicio de los bombardeos rusos sobre Siria a finales del septiembre. Las últimas revelaciones sobre la investigación citadas por Reuters indican que el artefacto explosivo llegó al avión a través de un mecánico de la aerolínea estatal EgyptAir que tenía un primo enrolado en el IS. “Al saber que uno de sus integrantes tenía un pariente en el aeropuerto, entregaron la bomba a ese individuo en una bolsa de mano, que aceptó sin hacer preguntas”, detallaron a Reuters fuentes próximas a la investigación.

Desde el atentado, el ministerio de Interior egipcio ha reforzado la seguridad en los aeropuertos de todo el país. El pasado diciembre las autoridades egipcias contrataron a la consultora internacional Control Risks para revisar la seguridad de los aeropuertos egipcios en un intento de devolver la confianza y detener la sangría económica que desató el ataque empeorando la ya de por sí maltrecha situación del sector turístico local, arrasado por cinco años de agitación política.

 

ElMundo