Histórica visita de Obama a Cuba

Comparte:

El presidente cubano, Raúl Castro, ha pedido en La Habana, ante la presencia de su homólogo estadounidense, Barack Obama, el fin del bloqueo, así como recuperar Guantánamo. “El bloqueo es el obstáculo más importante para nuestro desarrollo económico y su eliminación es esencial para normalizar las relaciones bilaterales”, ha dicho Castro, reconociendo a su vez la posición de Obama contra el bloqueo y las repetidas llamadas al Congreso para que lo levante. Asimismo, Castro ha asegurado quelas últimas medidas tomadas en Washington respecto a La Habana “son positivas, pero insuficientes“.

El líder cubano pidió que se “aceptara y respetara las diferencias”. Y sentenció:“Destruir un puente es fácil, pero reconstruirlo sólidamente es una tarea larga y difícil”.

Por su parte, el presidente estadounidense ha dado las “buenas tardes” en castellano, así como ha mencionado en el mismo idioma la llegada de “un nuevo día” entre ambos países. “El embargo acabará”, ha sentenciado.

“Estados Unidos no elegirá el destino de Cuba, sino los propios cubanos”, ha apuntado Obama, quien ha reconocido haber mantenido “conversaciones francas de derechos humanos” en su encuentro privado con Castro.

Cuestionado por un periodista estadounidense hijo de exiliado cubano sobre los presos políticos, Raúl Castro ha respondido airado: “Dame una lista de los presos políticos. ¿Qué presos políticos? Si los tuviéramos, los soltaríamos inmediatamente esta noche”.

A su vez, y siguiendo con los derechos humanos, Castro ha insistido en que “ningún país del mundo” cumple con todos. Y ha puesto ejemplo con lo que sí cumple Cuba y es ejemplar: “El derecho a la educación, a la salud, a que los niños nazcan en hospitales, a que una mujer cobre lo mismo que un hombre por el mismo trabajo…”.

El ‘cambio’ de Obama

“El cambio va a llegar y creo que Raúl Castro lo entiende”, había asegurado previamente el presidente estadounidense, Barack Obama, nada más llegar a La Habana, en unaentrevista al canal de televisión ABC, en la que también afirmó que el Gobierno cubano tiene la “capacidad de reconocer dónde está el futuro y empezar a preparar el terreno”.

“Hemos visto que ha reabierto la embajada y aunque aún tenemos importantes diferencias respecto a los derechos humanos y libertades individuales dentro de Cuba, sentimos que venir ahora ampliaría nuestra capacidad de provocar más cambios”, aseguró en esa entrevista.

Una jornada histórica

Este lunes, Obama comenzó la jornada siendo recibido por el presidente de Cuba, Raúl Castro, en el Palacio de la Revolución de La Habana. Se trata del tercer encuentro bilateral desde que se anunció el deshielo entre ambos países y el primero que se celebra en la isla.

Dentro de la sede del Gobierno cubano, Raúl Castro saludó a Obama con un apretón de manos y posaron sonrientes ante las cámaras.

Tras el saludo se celebró la ceremonia oficial de recibimiento en la que ambos gobernantes escucharon en actitud solemne los himnos de Cuba y Estados Unidos. Después del acto protocolario, el presidente cubano saludó a varios miembros del Gabinete de Obama que lo acompañan en su visita, entre ellos el secretario de Estado,John Kerry; el de Comercio, Penny Pritzker, y el de Agricultura, Tom Vilsack, los tres integrantes del gobierno estadounidense que han visitado Cuba previamente desde el restablecimiento de relaciones diplomáticas.

El gobernante estadounidense saludó por su parte a altos cargos del Gobierno cubano, entre ellos el primer vicepresidente de la isla, Miguel Díaz-Canel y el canciller Bruno Rodríguez. Desde que Obama aterrizó ayer en La Habana, éste es el primer contacto entre el presidente cubano y el de Estados Unidos.

Poco antes de esta reunión, Obama, cumplió con la ceremonia de la ofrenda floral ante el monumento del héroe nacional cubano y prócer independentista José Martí, en la Plaza de la Revolución de La Habana.

“Es un gran honor rendir homenaje a José Martí, que ha dado su vida por la independencia de su país. Su pasión por la libertad y su autodeterminación habitan hoy en día en el pueblo cubano”, ha escrito Obama.

Tras la ceremonia, Obama se saltó el protocolo para pedir a su equipo que le tomara una foto con esa efigie del Che a su espalda, algo poco habitual es ese acto solemne, en el que le acompañó el vicepresidente del Consejo de Estado cubano, Salvador Valdés Mesa.

A su llegada ayer a La Habana, Obama declaró que se trata de “una visita y una oportunidad histórica”- Se trata del primer viaje de un mandatario estadounidense a Cuba en 88 años.

 

Agencias


Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *