Niño mexicano y Madre Teresa de Calcuta, serán canonizados

El papa Francisco decretó este martes que la canonización de la madre Teresa de Calcuta, fundadora de la Orden de las Misioneras de la Caridad será efectiva el próximo 4 de septiembre.

El pontífice presidió en el Vaticano la celebración del Consistorio Ordinario Público para las canonizaciones de varios beatos, entre ellos la religiosa de origen albanés, cuya canonización ya fue firmada por el Papa.

Teresa de Calcuta será canonizada por lo tanto un día antes de que se cumplan los 19 años de su fallecimiento en esa ciudad india y durante el Año Santo Extraordinario de la Misericordia.

El anuncio se produce después de que la Iglesia Católica haya aprobado por unanimidad la “curación extraordinaria” de un hombre brasileño en 2008 que se encontraba en fase terminal por graves problemas cerebrales tras la intercesión de la futura santa.

Con la aprobación por parte del Papa de ese segundo milagro, requisito fundamental para la canonización, se puso fin a un proceso por el que ya fue beatificada en 2003, durante el pontificado de Juan Pablo II, que la definió como “infatigable benefactora de la Humanidad”.

Papa canonizará a mexicano

El papa Francisco decretó también que la canonización del beato mexicano José Sánchez del Río asesinado a los 14 años en 1928, se celebrará el próximo 16 de octubre.

El joven mexicano fue muerto durante la llamada “Guerra Cristera” entre 1926 y 1929, informó el Vaticano.

El papa argentino ya había firmado anteriormente el decreto para la canonización de Sánchez del Río tras la aprobación de un segundo milagro.

Se trata del caso de una niña de Sahuayo que nació con un diagnóstico de un 90 % de muerte cerebral, pero que tras ser desconectada sobrevivió.

El joven mexicano nació el 28 de marzo de 1913 en Sahuayo, Michoacán, y fue torturado y asesinado el 10 de febrero de 1928 cuando se encontraba en una parroquia de su localidad natal.

Sánchez del Río fue beatificado el 20 de noviembre de 2005 junto con otros 11 mártires mexicanos y un español en una ceremonia presidida por el cardenal José Saraiva Martins en el occidental estado de Jalisco.

El papa Benedicto XVI reconoció entonces que todos ellos fueron asesinados “por odio a la fe” durante los años de la persecución religiosa en México y que todos eran “cristianos activamente comprometidos con la defensa de la libertad religiosa y de la Iglesia. 

 

EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*