Cigarrillos electrónicos tienen un millón más cancerígenos que el smog

Comparte:

Los cigarrillos electrónicos se inventaron con la promesa de ser mucho más ‘sanos’ que los cigarrillos tradicionales. Que ‘vapear’ (así se conoce al acto de usar uno), no es para nada peligroso. Pues bien, un estudio llevado a cabo en Hong Kong ha demostrado que este tipo de aparatos contienen nada más y nada menos que un millón más de sustancias cancerígenas que el aire contaminado de una gran ciudad.

El área de salud de la ciudad de Hong Kong ha solicitado al gobierno chino la absoluta prohibición de los cigarrillos electrónicos. El motivo, una investigación realizada en la Universidad Baptista, que ha encontrado, entre muchos cancerígenos, uno que es especialmente dañino: una sustancia creada para retardar la combustión que genera el vapor y que podría dañar de manera irreversible los espermatozoides de los hombres.

Para llevar a acabo el estudio, los autores analizaron 30 marcas diferentes de cigarrillos electrónicos. En todas ellas encontraron un nivel insano de PAH (hidrocarburos aromáticos policíclicos), unas sustancias químicas que también se encuentran en el ambiente de las zonas en las que hay refinerías petrolíferas y también en las ciudades atestadas de tráfico.

El doctor Chung Shan-shan, investigador jefe del trabajo y profesor de biología de la Universidad Baptista, asegura que los niveles de PAH son un millón de veces más altos que los que hay en la atmósfera de la ciudad de Hong Kong.

Otros tipos de sustancias peligrosas encontradas por los investigadores son los polibromodifenil éteres (PBDE), también habituales en los productos electrónicos y en los muebles. Cada cigarrillo de tabaco cuenta con unos 5 nanogramos por milímetro, mientras que en los electrónicos esta cifra se dispara hasta los 1.490.

Los PBDE se añaden a los cigarrillos para evitar la combustión de algunos elementos plásticos presentes en el aparato. Pero respirar esta sustancia puede causar cáncer de tiroides, reducir la fertilidad o incluso puede dañar a un feto en desarrollo.

En la actualidad, 16 países han prohibido por completo los cigarrillos electrónicos, entre los que se encuentran Brasil, Tailandia o Singapur. La Organzación Mundial de la Salud reconoce que todavía no hay información científica suficiente como para saber con exactitud los efectos para la salud del consumo de cigarrillos electrónicos. Aunque el estudio de Hong Kong arroja bastante luz sobre el asunto: parece que ‘vapear’ no es un vicio muy sano.

WTB


Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *