Repunte de casos de influenza es por temporada

El número de casos de influenza reportado por la Secretaría de Salud (Ssa) federal corresponde al repunte que tiene la enfermedad durante los inviernos de todos los años, aseguró el médico pediatra Francisco Espinosa Rosales.

En México la temporada más alta de influenza se da en los meses de enero y febrero, indicó en una entrevista el investigador de Ciencias Médicas del Instituto Nacional de Pediatría.

De acuerdo con el Boletín Epidemiológico de la Ssa durante la semana cinco de 2016 se registraron 396 casos de la enfermedad y en lo que va del año 987; cifras superiores a los 108 y 771 casos reportados en los mismos lapsos de 2014.

El especialista señaló que los casos registrados están por debajo de los reales, ya que dependen de que el médico haga un diagnóstico adecuado y se reporten, algo que sólo se da en el medio público.

“Yo calculó que por cada caso registrado hay entre 15 y 20 que no fueron notificados, que están siendo o subdiagnosticados o diagnosticados y tratados, pero sin haber sido reportados formalmente a la Secretaría de Salud”, pero aun así están dentro de lo esperado, dijo el médico.

Espinosa Rosales detalló que para esta temporada los virus de influenza que circulan son AH3N2, AH1N1 y del tipo B.

El pediatra explicó que los virus tipo A tienen múltiples combinaciones y son más cambiantes en contraste con los B, que causan infecciones más importantes.

El médico recomendó vacunarse contra la enfermedad que en promedio causa reposo de siete a 10 días y presenta síntomas como fiebre de 38 grados o más, dolor de cabeza, tos y escurrimiento o congestión nasal, y en menor medida vómito y diarrea.

El especialista mencionó que esta enfermedad se pude curar con medicamento, pero llamó a la población a no automedicarse y acudir con el doctor, ya que algunos casos tienen complicaciones que podrían provocar la muerte, sobre todo en grupos de riesgo.

El sector más vulnerable para tener complicaciones son los infantes menores de cinco años, los adultos mayores de 60 años, las mujeres embarazadas y las personas con VIH.

Así como aquellos que tienen diabetes no controlada o con complicaciones, enfermedades del corazón y respiratorias, además de obesidad mórbida y asma no controlada.

 

Notimex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*