Desde el desconocimiento o esnobismo, PVEM va por prohibir la Tauromaquia en el Estado de México

Comparte:

*Las declaraciones del líder verde la entidad denotan una iniciativa construida en ocurrencias.

“Si la tauromaquia está destinada a morir,

quisiera verla morir con honor y como se merece,

cuando los taurófilos dejemos de ir a las plazas,

y no cuando alguien ajeno me lo quiera imponer”.

Gabriel García Márquez

 

Juan Carlos Lara Escobedo/Apocaliptic.com

El Partido Verde Ecologista de México (PVEM) presentó su agenda legislativa para el Estado de México y anunció que presentará una iniciativa para “prohibir la práctica de la tauromaquia” en la entidad mexiquense. Los verdes encabezados por José Couttolenc Buentello hablan desde la ignorancia, haciendo de un tema de cultura secular un asunto de raja política.

Afirman que intereses económicos han impedido la abolición de la fiesta brava a la que acusan de generar violencia. Claro que la industria de la tauromaquia es un sector muy importante de la economía mexicana, generadora de miles de empleos directos e indirectos y guardiana de un animal ÚNICO (hasta entre los de su especie). Pero la tauromaquia no persiste entre nosotros por intereses económicos, sino porque es un asunto de INTERÉS CULTURAL (les guste o no les guste) porque es parte de nuestra historia, de la identidad de nuestros pueblos, como lo es de España, de Colombia, de Perú, de Venezuela, Ecuador y otros países.

Como dijera el maestro Enrique Ponce, basta de demagogias. Los argumentos que arguyen los verdes para su iniciativa prohibicionista carecen de bases y se contradicen con la postura que manifiestan en otros temas, pues dicen defender la vida (del Toro de Lidia) pero están a favor del aborto. Pretenden legislar para evitar el sufrimiento de los animales en el ruedo pero devoran la carne producto del sacrificio de cientos de miles de reses que son desolladas aún con vida en los rastros del Estado de México.

El PVEM y su líder en el Edoméx denotan que nunca han visitado una Ganadería Brava, que nunca ha asistido a una corrida, que nunca ha visto de cerca un Toro de Lidia, una Vaca Brava o un Novillo. Le restan importancia al hecho de que la abolición significaría irremediablemente la extinción de la especie y otros daños al patrimonio cultural de nuestros pueblos. Entiendan, el TORO DE LIDIA tiene morir en el ruedo para perpetuar su especie.

Los verdes confunden al Toro Bravo con una vaca lechera, le quitan la dignidad a un animal venerado por la humanidad. Se olvidan que el Toro de Lidia es un animal que se cría para salir al ruedo, un animal que a lo largo del tiempo se ha seleccionado genéticamente para ser lo que es. “El Toro no es un animal normal” dice el maestro Enrique Ponce y no se equivoca, porque entre otras particularidades es el único animal que tiene la posibilidad de mostrar su naturaleza sin límites, con la oportunidad de salvar la vida o morir con dignidad para conceder al ser humano la ocasión de cumplir (mediante la lidia) su más grande anhelo: enfrentar a la muerte y vencerla.

El Toro de Lidia es ÚNICO porque es el único animal que siempre, en su instinto, siente que puede ganar y cumplir su único objetivo que es clavarte los pitones hasta matarte. Esa es la naturaleza del Toro de Lidia, él no razona, es como una máquina de casi 600 kilos que siempre embestirá. No importa que tenga una espada adentro, el Toro de Lidia siempre intentará atacar. A partir de eso, el sufrimiento del Toro de Lidia en las corridas es relativo. La huida es el primer síntoma de dolor o sufrimiento… Y el Toro de Lidia nunca huye, siempre combate. Cualquier otro animal cuando se siente acorralado o herido de muerte  huye o se somete al amo, mientras que el Toro de Lidia siempre tirará para adelante.

José Couttolenc paso de las confusiones a la desinformación: Se ufanó de que la saliente LX Legislatura del Estado de México evitó la realización de una corrida en Toluca, pero se olvida que fue el ayuntamiento de ese entonces la capital mexiquense quien de un momento a otro canceló el festejo taurino sin que hubiera opción por parte de los organizadores y la afición para defender el derecho a los eventos de tauromaquia.

También se olvida que un año después (13 de diciembre de 2019), con otro ayuntamiento, Toluca mostró que es taurina y miles de personas abarrotaron el ruedo de la Villa Charra de Toluca en defensa de la Fiesta Brava. En esa ocasión, los verdes con Couttolenc como coordinador parlamentario intentaron boicotear el festejo pero la oportuna reacción de medios de comunicación, empresarios y aficionados lo evitó y la Corrida Guadalupana fue un éxito en todo sentido. Toluca demostró que es taurina, como lo han mostrado la mayoría de municipios del Estado de México.

Corrida Guadalupana celebrada el 13 de diciembre de 2019 en Toluca, cuando el público abarrotó la Villa Charra.

José Cuttolenc pone como ejemplo de prohibición taurina a España, pero no dice que son algunas las autonomías que han prohibido las corridas de toros, en muchos casos con fondo político, mientras que otras como Madrid, la Comunidad Valenciana y Murcia han declarado a la Tauromaquia como Bien de Interés Cultural y el municipio de Toro (Zamora) declaró a los Toros como Patrimonio Cultural.

Argumenta Cuottolenc que la Tauromaquia enseña a los niños que se puede lastimar a un ser sintiente y a no valorar la vida de los animales, una especulación sin ninguna base científica pues hay miles de taurinos que hacen más por los animales que el PVEM y los taurinos somos menos violentos que los barristas del futbol. Si el argumento del diputado fuera válido, entonces habría que prohibir las artes marciales mixtas, la MMA, el box y miles de películas y series en streaming.

El Verde Ecologista pretende impulsar una ley sin conocer las consecuencias. Dice que la abolición de las corridas no provocaría la extinción del Toro Bravo porque “el medio ambiente y la biodiversidad van evolucionando poco a poco y van ir dejando este tipo de cuestiones”. De ser así, que el PVEM permita al medio ambiente y a la biodiversidad extinguir por sí solos al Toro de Lidia para convertirlo en un Cebú o toro manso de corral y también que permitan a todas las personas elegir que expresiones culturales y artísticas quieren admirar. Que seamos los taurinos los que extingamos la fiesta.

Pero esta no es la primera vez que el PVEM impulsa leyes que involucran animales y no se piensa en las consecuencias. Como promotor del retiro de los animales en los circos mexicanos, el Verde Ecologista es responsable de la muerte de casi 2 mil animales que en muchos casos murieron de tristeza cuando fueron separados de sus dueños y en otros casos ahora su piel es tapete y sus cabezas adornan enormes salas. Eso sin contar que el PVEM es también culpable de la desaparición del circo mexicano y la crisis económica y de vida de miles de familias que vivían de la industria circense y hoy sobreviven de milagro.

La propuesta del PVEM no emana de la defensa de los animales,  es una propuesta que busca atraer la atención de los esnobs. Es tan endeble y oportunista que incluso descarta foros donde se pueda discutir el tema. “Los foros no son importantes, porque es una minoría con intereses económicos la que defiende la Tauromaquia”. Nada más falso que eso porque en México los aficionados a la fiesta brava se cuentan por millones y miles de familias dependen de la Tauromaquia.

La iniciativa verde es más negra que la noche pues atenta contra la libertad de elegir, contra el derecho al desarrollo libre de la personalidad, contra el arte y contra las expresiones culturales. Lo más grave, en una postura caprichosa y autoritaria no está dispuesta a escuchar todas las voces.

La tauromaquia es como el cine o el resto de las artes, como la vida misma. Los taurinos sólo pedimos respeto, el mismo que brindamos a los antitaurinos. Si no te gusta el cine de terror o el cine erótico, no veas sus películas, si no te gusta Picasso no veas su obra. Si no te gustan las corridas de toros no vayas. A nadie se le exige comprender la tauromaquia o entender el arte de lidiar, sólo se pide respeto al Toro de Lidia y a los que lo amamos y defendemos su dignidad.

 


Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *