La tristeza de Don Alfredo, no inhibe su esperanza en la justicia

Comparte:
  •  
  • 5
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
    6
    Shares

*Los siete años de haber perdido a su hijo en un secuestro y posterior asesinato, han sido los más duros en su vida, reveló Don Alfredo, quien entró al TSJEM, para el desahogo de alegatos contra uno de los plagiarios que dejó una jueza en libertad.

Francisco Javier López/Apocaliptic.com

Toluca, Edomex, 18 de febrero de 2020.- Ya suman 7 años del secuestro y asesinato del menor, Carlos Eduardo Martínez González, a las afueras del colegio Montessori, desde entonces a esta fecha, se han acumulado bastantes omisiones y negligencias en las investigaciones y el proceso judicial, compartió el padre de la víctima, Alfredo Martínez Gutiérrez, quien acudió a la sede del Tribunal Superior de Justicia del Estado de México, para el desahogo de alegatos.

Con 40 minutos de retraso, el dolido padre, arribó en su silla de ruedas, deteniéndose brevemente con los medios de comunicación, declarando que presenciaría la sesión del Tribunal Superior de Justicia, en la que se pediría la revocación de la sentencia de la jueza María Alejandra Carrillo García, que permitió la liberación de Erick Rojas Luna, uno de los cinco implicados en el crimen.

Nos participó que hasta el momento son 4 sentenciados y esperarán los términos de la revisión del recurso de apelación, para sentenciar al quinto, ahora excarcelado.

Don Alfredo se asumió cansado en lucha para lograr el castigo de los plagiarios de su hijo. “He sido saqueado hasta por las mismas autoridades ministeriales, como el agente del Ministerio Público, Francisco Yáñez, quien me arrebató hasta un tráiler con una valor superior a los 70 mil pesos, para elaborar (food truck). En estos siete años, hasta el licenciado Edgar Díaz Neri, tras grandes cobros, me ha dado la espalda”.

En función de lo anterior, externó que el nuevo magistrado presidente, Ricardo Sodi Cuellar, pueda ser sensible que su antecesor y revise la conducta de esta jueza, “quien evidentemente también se vendió; o está ciega o está loca para no valorar más de cien pruebas contundentes”.

El 14 de febrero del 2013, con motivo del Día del Amor y la Amistad, se llevó a cabo una kermese en el Colegio Montessori de esta ciudad. Este evento impidió el rigor diario en la vigilancia y las reglas de seguridad de la institución

De acuerdo con la carpeta de investigación, ese día “Carlos Eduardo Martínez González salió del plantel sin la protección de ningún familiar, lo que, según el reglamento de ese colegio particular, estaba prohibido”.

“Fuera de la escuela Montessori, esperaban al joven de 16 años, por lo menos cinco sujetos: una mujer y cuatro hombres, quienes lo subieron con engaños a una camioneta tipo Van y lo llevaron a una casa en el municipio de San Mateo Atenco, donde lo retuvieron contra su voluntad; dos días después, lo llevaron a la carretera Toluca-Ixtapan de la Sal y en el Puente Calderón, de más de 200 metros de altura, lo bajaron y arrojaron al vacío, para asesinarlo, a pesar de que negociaban un rescate con el padre del menor”.


Comparte:
  •  
  • 5
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
    6
    Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *