¿Se imaginan a una horda de punks mexicas sometidos por el embustero mayor John Lydon y su Public Image Ltd?

Félix Morriña/ Foto: Iván Arévalo

¡No esperaba menos! Una hora y 30 minutos de concierto neto, más 15 minutos de “encore” fueron suficientes para que la audiencia mexica quedara sometida ante la ira desmedida en letras con sonidos garaje, new wave, post punk y derivados, así como los escupitajos sobre el escenario al menor motivo, las rabietas, las iracundas gesticulaciones y la flema inglesa en su máxima expresión del ahora “marrano” cantante y compositor de la banda inglesa Public Image Limited (PIL), John Lydon, mejor conocido en el mundo punk como Johnny Rotten (“Juanito El Podrido” en la época de los Sex Pilstols) y compañía, la Public Image Limited (PIL), que dicha está de paso, funcionaron como reloj big band y como un engranaje perfecto para la mental guerra social masiva.

Al cuarteto británico integrado además de “Rotten Lydon”, por el excelso guitarrista Lu Edmonds, el bajista analista Scott Firth y el sesudo contundente baterista Bruce Smith, le bastaron dos horas, de las 21:00 a las 23 horas, para crear una atmósfera neo punketa con audiencia entre nerds del siglo XX y millennials más interesados en el saber los motivos por los cuales esta banda sigue en la memoria colectiva de una generación (¡incluyéndome of course!) que se dio cita para festejar que el sistema sigue y seguirá siendo una basura, junto a un mundo en constante desdicha y al borde de la desaparición humana. ¡Ojalá, porque no hemos aportado realmente nada en mejorarlo!

Para este “Servibar y Amigo”, “Dandy pero Punk” fue toda una odisea llegar al Pepsi Center del WTC de la CDMX, porque trasladarse del altiplano mexiquense con tres horas y media de anticipación, pareciera el apocalipsis, porque la pérdida de tiempo en transporte público mata a cualquiera, o le saca al ser humano su peor parte, y así fue, porque había que liarse a golpes con todo mundo en el cada vez más decadente Sistema Colectivo Metro, para poder hacerse de un lugar. ¡México es un país basura! ¡No hay nada de civilidad y todavía se quejan! ¡Habría que hacer limpieza étnica masiva, la neta! ¡Todo con música de fondo de Public Image Ltd!

Quiero pensar que la gente algún día se mate en masa (oyendo “Rise” in crescendo) porque eso no es vivir, no se puede estar sin agua, sin trabajo, sin dinero y estar haciéndose pendejos viéndose unos a otros (ahí metería la rola “This is not a Love Song”). El sistema los tiene cooptados, sometidos, ahogados en la nada y ellos no mueven un dedo para morir con dignidad, ya que no pudieron vivir con ella (“The Body”).

Para estar ad hoc con el concierto de PIL, llego a mi cita con mi otrora tutor Enrique Monge y los hermanos Zúñiga Reyes de “Ixtapalacra”, todos con sus respectivos amigos para esta odisea, para de inmediato empujarmos de golpe un amarguito, un licor de ruda que me proveyó mi carnalito editor Guillermo Romero Zarazúa para el viaje, para después hacer dos enlaces sobre la nueva segunda visita de Lydon y pandilla a México.

En el primer enlace, los colegas dijeron todo lo que sabían entorno a este personaje, sus aportaciones a la música y a la cultura musical y social en general, así como del documental (que no pude ir a verlo la noche del pasado lunes 5 de noviembre por falta de presupuesto) proyectado en el Cine Tonalá sobre la vida y obra de John Lydon, titulado “The Public Image is Rotten”, del documentalista mexicano (cuyo padre vive en Toluca, cercano a este interlocutor), radicado en Los Ángeles, California, Tabbert Fiiller.

¿Y qué creen? Mis camaradas estuvieron buscando la oportunidad de entrevistarlo esa noche sin suerte y a este “Servibar y Amigo” se le dio cual “Dandy pero Punk” en plena entrada al Pepsi Center. Me lo presentaron y de golpe y porrazo nos dimos un entre, nos dijimos de todo, nos informó de los detalles y hasta de qué adolece Mister Rotten, por eso les comparto este link del portal #SoyMusicayCultura que hizo bien en subirlo a YouTube para que todos pudiéramos disfrutarlo (este fue el segundo enlace):

Ya una vez dentro del Pepsi Center, los amigos de Monge (entre ellos el autor de las memorables fotos de Lydon en el Cine Tonalá y del concierto, el corredor de arte pictórico Iván Arévalo, a quien agradecemos sus finas atenciones) y una horda de pandilleros de mi época de los discos “Album” (1986), “Happy?” (1987), “9” (1989), “That What Is Not” (1992), justo en mi etapa “ceceachera” (CCH, es decir, preparatoriana para todos los provincianos ajenos a la UNAM), me aportaron de todo lo requerido para ver a una banda que tanto añoraste disfrutar al lado de los tuyos y algunos nuevos adeptos que te respetan de bote pronto, o te han leído por lo menos una vez en su vida.

Para ellos van estas dos rolas:

“This is not a Love Song”, es una rola para punks en proceso de la ñoñez a la jodida realidad (punks caprochosos):

Una rola verdadera con todo el sentido punk a la Sex Pistols: “Public Image”:

Antes de terminar esta fastidiosa entrega, porque la escribí en una pinche jodidísima máquina prestada, que sólo hizo que enfureciera y me doliera el estómago, lo que me hizo recordar a todos los bastardos e idiotas que se atravesaron en el camino de ida y de regreso, incluyendo un grupo de policías militares en Metepec, justo cuando iba caminando hacia mi hogar en “Infiernavit San Francisco”, quienes sólo me iban chuleando mi greña y mi traje neo punk, ¡no pasó a mayores, señoras y señores!, pero me hicieron pensar en seguir ejerciendo el arte de sobrevivir de manera punk en tiempos de jodidez mental y social.

¡Este país no tiene solución y lo mejor es pasarla lo excelso posible antes de jalar el gatillo por última vez! “¿A quién?”, “¡Aún no lo sé!”, pero sucederá en la mente de muchos que lo han vivido como yo, o para quienes lo veremos o seguiremos viéndolo. No lo olviden, todo es punk, todo cambiará para seguir igual: humanidad. Pongamos a todo volumen las rolas de PIL que les haya gustado la noche del martes 6 de noviembre, durante el primer concierto del festejo por mi “Renacimiento 48”, el próximo 20 de noviembre. ¡Salud!

fmorrina@yahoo.com.mx

Facebook: Félix Morriña

Instagram: @felixmorrina

Twitter: @fmorrina

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*