Llega a México Miguel Verchili “Desde el destierro” de España

Por: Félix Morriña

Dice ser un cantinero mediterráneo musical, ya sea a solas o acompañado con banda. Se declara hipocondriaco para que las personas a su alrededor entiendan su proceder en cualquier situación. Le descubrí como tranquilo bebedor de cerveza y vino. Procura no desvelarse, salvo por trabajo y las giras, por lo que cuida mucho de su diminuto ser (mide algo así como 1.60 metros). También es como este “Servibar y amigo”: obsesivo compulsivo, por lo que la agenda, el orden y lo bien planeado nos vine bien. Considero que son naturales actitudes de nuestra generación. ¡Salud!

Estamos hablando del cantautor español Miguel Verchili (Castellón, España, hace 45 años), quien se encuentra por segunda vez en México (la primera fue en el 2011, año en el que contó con el apoyo promocional de mi gran camarada Paco Zamudio), para promocionar su disco solista “Desde el destierro” (2015), dejando atrás sus interesantes proyectos Club 964, Frágiles y Popeyes. 

 

Miguel Verchili es un tipazo, un sencillo ente creativo muy influenciado por variopinta música, entre la que destaca la ranchera, el tango, el pop, los sonidos propios de su terruño mediterráneo y está abierto a todo lo que contenga altas dosis de calidad: Tom Waits, Nick Cave and The Bad Seeds, David Bowie, Leonard Cohen, Lou Reed, Andrés Calamaro, Radio Futura, La Unión y una larga lista de cantantes sobrios o lúcidos sobre el escenario, de esos que no echan a perder el tiempo de la fina audiencia y a cambio reciben propuestas vanguardistas.

Con ese contexto queridos lectores, no hay queja y bien vale la pena verlo en vivo en esta pequeña gira por México: 13 de julio tocó en el Bar Hobos de la CDMX; el 16 de julio tocará en El Mango de Tepoztlán, Morelos; el 21 de julio en bar El 61 de la CDMX; el 22 de julio en La Chismosita de Santiago Tianguistenco, Estado de México; el 23 de julio en el Film Club Café de Naucalpan, también Edomex; el 27 de julio en el Bar La Vela de Metepec, Edomex, y el 29 de julio en Mamut Bar de Puebla. Recomiendo ampliamente los videos promocionales de su reciente disco, los cuales pueden ver en Youtube.

A continuación, les transcribo algunos párrafos de las letras de su disco “Desde el destierro”, para que se den una idea en qué anda este artista ibérico. En lo particular, la rola “Antes de limpiar mis botas” pienso fue escrita para mí, por razones varias, mismas que ustedes al leerla y después escucharla a todo volumen, sabrán el por qué. Otra que me trasciende es “Cuándo el sentido común dejó de ser común” y “Un Fer La Ma” (es valenciano-castellano y significa algo así como “Muy lejos”, o “Hasta la chingada”), me significan mucho, por mi forma de ser. Las demás rolas son las conocidas, el hit de este ente creativo, por lo que son mucho más apreciadas. ¡Que lo disfruten y salud, una vez más!

“Brindo”: “Hoy, quiero brindar/ por las piedras del camino,/ por los errores cometidos,/ por aquellos repetidos,/ y por todos los que vendrán./ (Brindo) por los días que vivimos/ alejados del camino,/ por las noches que invertimos/ en busca de otro lugar./ Por aquello que fue y será,/ por todo lo que se irá,/ por lo que está por llegar,/ Hoy quiero brindar”.

“Ya me cansé”: “Ya me cansé/ que mi voz en el desierto/ se la lleve siempre el viento./ Que más da lo que les digo/ lo que dije y que diré./ Yo, ya me harté/ de este puto desaliento,/ si antes de dormir despierto/ ya hora solamente pido/ que me escuchen de una vez./ Y les diré:/ Que no busco lo que pierdo/ y más duro es el invierno/ entre este paisaje frío/ y desolado que encontré. / Ya comprobé/ que las dunas del destierro/ son buenas para mi entierro/ y antes de morir les pido/ que me escuchen otra vez./ Así que les cantaré:/ Ya me cansé”.

“La madrugada”: “Ya mataron a Don Julián, no pudieron meterlo preso./ Era un tirano cabrón. Fueran razones de peso./ Dicen que fue pro error, que se buscó su propia suerte./ Que fueron cinco balazos y que nadie llorará su muerte./ Cada mañana Don Juan se acercaba en su caballo/ por caminos tortuosos, arreando su ganado./ Justo al amanecer llegaba puntual al destino/ para al atardecer regresar donde sus hijos./ y ¿quién era don Julián? Un ogro cruel y cobarde,/ que jugó con otras vidas, la suya la venció la muerte/ que le acusan de homicida, pero le apoya su gente/ que al verlo cada mañana, le daba su cruel bienvenida:/ látigo, espuela o cinturón… sin razones ni medidas”.

“El destierro”: “Aquí estoy en el destierro/ acordándome de ti./ Tu maldad cubrió de hielo/ todo lo que conseguí./ Te cruzaste en mi camino/ por pura casualidad,/ compartimos tres destinos/ y no hubo amabilidad./ Es extraño, en la distancia, cómo juegas contra mí./ Puede ser que tú algún día / sufras más que veas sufrir./ Sé que no me aporta nada/ el odiarte hoy así/ más tu maldad premeditada/ saca lo peor de mi”.

“Cuándo el sentido común dejó de ser común”: “Qué graciosos me parecen,/ no lo puedo remediar,/ quienes no sienten mi padecer/ y gritan cuando hay que callar./ Mientras otros languidecen/ nos repiten sin cesar,/ aunque ni ellos se lo creen,/ aquello que debemos pensar./ Meten palos en mis ruedas/ que impiden avanzar./ Una vez más/ Haz sólo lo que puedas./ No estás obligado a más/ Si no hay más, me dirás…/ Puedes buscar y no encontrar./ Cuando el sentido común/ dejó de ser común”.

“Un Fer La Má”: “Una persona, una historia/ complicada de contar/ rodeados de escoria/ difícil respirar./ Gritos, insultos, peleas/ en su medio habitual/ para que luego nos vendan/ “Gratitud de educar”./ Predicar en el desierto/ o beber agua del mar./ Hablar en sueños despierto…/ “Un Fer La Ma”.

“Antes de limpiar mis botas”: “Me refugio en las cantinas/ antes de que salga el Sol./ Tomando en cualquier esquina/ para calmar este dolor/ Que las deudas del rencor/ son lastre en el equipaje/ y para emprender este viaje/ tomando pasan mejor./ Camarera: otro tequila/ se lo pido “por favor”./ Quiero cerrar esta herida/ que mi suerte provocó./ Que el rencor ya se esfumó/ y puedo emprender mi viaje./ Voy ligero de equipaje/ para cantarles mi canción/ Con la luna marcharé/ antes de limpiar mis botas,/ empañadas por las gotas/ del vaso que derramé,/ a un lugar que aún no encontré/ entre tantas listas rotas./ Que más da ranchera o jotas,/ tango, rock o un buen cuplé./ Si antes de limpiar mis botas/ con la luna marcharé”.

 

fmorrina@yahoo.com.mx

Facebook: Félix Morriña

Instagram: @fmorrina

Twitter: @fmorrina

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*