Solo Ojos… Elecciones Edomex: burla, autocracia, desgaste, el dueño y la unidad

Escribe: Juan Carlos Lara Escobedo

Toluca, México, 20 de marzo de 2017.- Los partidos políticos que contenderán por la gubernatura mexiquense en las elecciones del 4 de junio próximo tienen ya a sus candidatos. En ningún caso hubo sorpresas y  los procesos internos de los partidos para elegir a su abanderado fueron como se esperaban: en el PAN la clásica imposición desde la cúpula nacional; en el PRD el desgaste, la simulación interna; en Morena la decisión dictatorial de Andrés Manuel López Obrador; en el PT el dueño del partido y sus locuras, Oscar González Yáñez; Y en el PRI  los acuerdos para la unidad.

En la forma de elegir a su candidato, en la forma de llevar su proceso interno, tanto al interior como el exterior, y en el propio nombre de sus candidatos, su estilo y trayectoria, podemos ver con claridad lo que cada partido político plantea para el Estado de México, la entidad más poderosa y pujante del país.

La burla

Imagen6

Del  Partido Acción Nacional recibimos la burla. Josefina Vázquez Mota es una candidata que grita a los mexiquenses el desprecio que el PAN tiene por el Estado de México. Es una candidata que no vive en la entidad, ella misma ha dicho que sólo (a veces) duerme en el Estado de México. Pero no sólo eso, al estilo de los panistas, la Vázquez Mota pasa mucho de su tiempo en los Estados Unidos, en California, en una tierra que consideran segura. Quieren gobernar este país, quieren gobernar el Estado de México, pero no quieren vivir aquí, no tienen a sus familias aquí.

Cómo gobernaría Vázquez Mota al Estado de México si no lo conoce. Cómo plantearía el desarrollo para el sur mexiquense si no sabe dónde se encuentra el “Cerro de la Muñeca” y desconoce la realidad de Bejucos, Palmar Chico o La Goleta. Cómo nos quiere gobernar si prefiere el glamour de la vida lujosa en  Beverly Hills que la realidad de la vida en Acambay o Naucalpan.

El gran dictador

Delfina Gómez, la candidata del Movimiento de Regeneración Nacional, es el producto de la imposición, es el más claro ejemplo de la autocracia en un partido y en la mente de un político. Delfina Gómez es la pieza más movible y manejable en el tablero de Andrés Manuel López Obrador, un autócrata en toda la regla, con miras a sus aspiraciones presidenciales que pasan por el “laboratorio” del Estado de México. Eso somos para Amlo, ratones de laboratorio.

Imagen8

A Delfina nos la mandan para abrirle paso a su dominador, una candidata a modo que permitirá que en la campaña en el Estado de México la estrella sea López Obrador y no la candidata a gobernadora mexiquense. Desde ahora, en actos anticipados de campaña, el dictador de Morena hace campaña en suelo mexiquense con el escudo humano llamado Delfina, candidata ella que no ha traspasado las fronteras de Texcoco, donde fue presidenta municipal, y jamás se ha dado la oportunidad de conocer la realidad del resto del Estado de México.

En entrevistas y conferencias de prensa, la candidata de Morena demuestra no conocer la entidad, no tiene discurso, en todos los temas sus respuestas son generales, igual podrían responderse en Roma que en Moscú o Los Ángeles, jamás aterriza las ideas y a las preguntas concretas les da respuestas ambiguas que la mayoría de veces incluso no tienen que ver con el tema que se le cuestiona (para ejemplo la entrevista que le hizo “El Universal”).

El desgaste, la simulación interna

Juan Zepeda, el ex alcalde de Nezahualcóyotl, era desde el primer momento el mejor posicionado para representar al Partido de la Revolución Democrática. ¿Por qué desgastarlo? Simple y llanamente porque el PRD tiene al enemigo en casa, y ese enemigo son los grupos que se resisten a la democratización del partido que se supone enarbola la democracia. Juan Zepeda llega desgastado a la contienda por la gubernatura a pesar de ser el mejor candidato que podía tener el PRD.

Pero su partido demostró que es incapaz de negociar e ir de frente, ni siquiera entre ellos. La falta de acuerdos, unidad y disciplina partidista, debilitó la nominación de Juan Zepeda. Desde el momento en que el PRD emitió la convocatoria para elegir candidato todos sabíamos que Juan Zepeda sería el que ganaría la nominación perredista. Pero el PRD simuló un proceso democrático, que sólo sirvió para confundir al electorado, incluida su militancia, y que a la hora de la verdad terminó en una designación desde la cuestionada dirigencia nacional  del PRD, que se basó en encuestas de dudosa procedencia y credibilidad.

Imagen4

Si Juan Zepeda estaba identificado claramente como el mejor posicionado para ser candidato del PRD ¿por qué no cerraron filas con él? Porque al interior del PRD persisten grupos que sólo buscan el interés personal y porque en el PRD siguen siendo incapaces de negociar, de tomar acuerdos. El PRD demostró esa ineptitud desde su proceso interno en un momento en que los acuerdos son fundamentales no solo al interior de los partidos políticos, sino en la política en general para una buena gobernanza.

Siendo un buen candidato y hasta un buen político, Juan Zepeda sorteará una campaña en la que sus propios correligionarios lo han denostado. El desgaste del proceso interno le cobrará factura al Partido de la Revolución Democrática y su candidato necesitará una campaña en la que las prácticas perredistas no tienen cabida.

El mismo de siempre

Desde el principio de la historia del Partido del Trabajo sólo una voz de mando, “que canta las escenas” que monta el PT, se ha escuchado en el Estado de México. Es la voz de Oscar González Yáñez, innumerables veces diputado local y federal de representación proporcional pero que al PT dio su más grande éxito en territorio mexiquense: haber ganado la presidencia municipal de Metepec (2006 en coalición con el PRD) Cargo en el que hizo un buen papel y se le recuerda por sus buenos Festivales Quimera.

Para la elección de gobernador en el Estado de México, Oscar González intentó una nueva alianza, le rogó a Morena y negoció con el PRD, el primero ni siquiera le respondió y el segundo nada más “se le la dio a oler”. En el escenario de ir solos a la contienda por la gubernatura mexiquense, el exalcalde de Metepec es la única carta que tiene el Partido del Trabajo. Un partido que siendo joven se hizo viejo y no supo aprovechar, más allá de lo personal, las oportunidades que la benevolente política mexicana y mexiquense ofrece a los partidos.

Imagen9

Sin presencia en el varias regiones del Estado de México, a las que el PT nunca volteó más que por formalidad legal, Oscar González enfrentará a la madre de todas sus batallas, no tendrá el cobijo del dictador de Morena, no tendrá la pequeña estructura del PRD, estará sólo con los pocos cuadros, todos a modo, que formó.

El registro del PT está en peligro, lo cual no es ajeno al candidato a gobernador del PT, a quien el Partido del Trabajo le debe aún tener registro nacional, cuando en el 2015 en las elecciones extraordinarias del Distrito 01 de Aguascalientes, Oscar González operó durante varias semanas la estrategia y acciones para obtener los votos necesarios para mantener el Registro Nacional como Partido Político y gracias a su trabajo y al ejército de personas que se llevó del Estado de México logró el doble de votos que se requerían.

El candidato del PT sabe operar, es pragmático y tiene discurso, pero operar en el Distrito 1 de Aguascalientes o en Metepec, no se compara con el tamaño de campaña que se necesita en el Estado de México.

Acuerdos, unidad

Alfredo del Mazo Maza consiguió lo que parecía imposible en un momento político tan complicado a nivel nacional: una postulación como candidato del PRI pulcra, con los acuerdos necesarios para lograr que los demás aspirantes a la nominación priísta cerrarán filas con él y en consecuencia los sectores y bases del Revolucionario Institucional se sumaran a su proyecto.

Con la candidatura de Alfredo del Mazo Maza el PRI no sólo mostró unidad (cosa difícil en este tiempo) sino que mostró valentía, porque desde ahora (de manera por demás ruin) hay quienes quieren juzgar al candidato del PRI por los pecados de otros. Aún no inician las campañas y desde ahora hay quienes tratan de promover una campaña de lodo en la que se evalúe al candidato Alfredo del Mazo Maza por los problemas nacionales (muchos de ellos mundiales).

Imagen3

Con la campaña de lodo, los opositores al PRI están denigrando al electorado mexiquense y lo invitan a ser parte de la injusticia más infame: juzgar a alguien por los pecados de otros. Hay quienes también intentan minimizar los logros alcanzados en el Estado de México en los últimos años y exagerar los problemas y atrasos que aún se tienen.

Alfredo del Mazo Maza tendrá que llevar la elección al terreno de la propuesta y del conocimiento del Estado de México, también tendrá que saber plantear la realidad mexiquense, entidad  donde falta mucho por hacer, pero también donde más acciones positivas se cuentan.

Así a unos días de que inicie el período de campañas en el Estado de México… Nos leemos la próxima…