Sí al transporte público en bicicleta; No a Huizi

SOLO OJOS

Escribe: Juan Carlos Lara Escobedo
Fotos: Darío Priego/Apocaliptic.com

Toluca, México, 15 de marzo de 2017.- La bicicleta como medio de transporte no es una moda, sino una necesidad, no solo en Toluca, sino en todas partes. El transporte en bicicleta pública es aún más importante, contribuye a la salud pública, al cuidado del ambiente, a una mejor movilidad y a muchas cosas más… Pero el Sistema de Transporte Público en Bicicleta Huizi de la capital del Estado de México no ha contribuido a nada de eso, por el contrario sólo sirve para sangrar el erario municipal y hacerle más grandes sus cuentas a dos empresas internacionales.

Bicicletas muy bonitas pero que nadie usa. Las estaciones de Huizi siempre así.

Bicicletas muy bonitas pero que nadie usa. Las estaciones de Huizi siempre así.

El Sistema de Transporte Público en Bicicleta Huizi no sirve de nada. Y no sirve de nada simple y sencillamente porque la administración anterior se adelantó al muy particular tiempo de Toluca e instaló un sistema de bicicletas antes de crear, inculcar y desarrollar una cultura de la bicicleta entre los habitantes de Toluca. La movilidad en bicicleta no ha permeado en Toluca y para muestra basta ver las estaciones de Huizi… Siempre llenas, no de usuarios sino de bicicletas carísimas que casi nadie usa.

El sistema de transporte público en bicicleta es necesario, pero el Sistema Huizi, implementado por la administración iniciada por Martha Hilda González Calderón y terminada por Braulio Álvarez Jasso, no se implementó con estudios previos realizados con seriedad y sólo se pensó como una forma de atraer reflectores con meras poses de gobierno vanguardista.

El Sistema Huizi resultó una herencia maldita para administración del actual presidente municipal, Fernando Zamora Morales, que ahora tendrá que hacer frente a pagos exagerados a dos empresas (PBSC Urban Solutions y Cibersons Group) pero también tendrá que tomar decisiones drásticas sobre el Sistema Huizi que todas luces resulta una carga económica para los contribuyentes toluqueños sin que la misma esté justificada por el número de personas que usan las bicicletas.

El Sistema Huizi, en el que la fundación Tláloc (plenamente identificada con el PRD) insistió y defiende a capa y espada, representa erogaciones al erario público por más 4 millones de pesos anuales, nada más en el sueldo de los trabajadores asignados, sin contar con lo que hay que pagar a la empresa que presta servicios técnicos  (PBSC Urban Solutions), mientras que el año pasado el Sistema Huizi apenas recaudó poco más de 116 mil pesos.

Imagen3

Las presiones de pequeñas organizaciones sociales identificadas con el PRD y Morena no pueden estar por encima de las necesidades de la Capital del Estado de México y sus habitantes. Toluca necesita un sistema de transporte público en bicicleta, pero primero necesita una cultura de la bicicleta, un cambio en la mentalidad de la sociedad y un sistema de movilidad integral que incluya a los camiones urbanos y suburbanos, así como taxis.

Toluca sí necesita un sistema de transporte público en bicicleta, pero Huizi, de origen, estaba destinado al fracaso y en este momento representa un lastre que la administración de Fernando Zamora tendrá que sacudirse. El alcalde ya anunció que los adeudos a las empresas extranjeras que prestan y prestaron los servicios a Huizi serán cubiertos, que bueno que Toluca cubra sus adeudos, pero que lo haga de acuerdo a sus tiempos, a su programación y no a los tiempos de dos empresas extranjeras que en Toluca solo ven el signo de pesos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*