Juan Aldama 125, Toluca: el edificio de la discordia

Por: Alondra Melina León Domínguez

Toluca, México, 23 de mayo de 2016.- Juan Aldama 125 se convirtió en el edificio de la discordia y en el botón de muestra de las irregularidades que ocurren con decenas de propiedades en el Centro Histórico de Toluca, donde muchos vívales han invadido casas, locales y hasta edificios cuyos dueños murieron fuera de la ciudad e incluso del país. Tal es el caso de Juan Aldama 125, una edificación vieja, en una ubicación privilegiada, cuya plusvalía se cuenta en decenas de millones de pesos.

Las acusaciones cruzadas entre las partes, con los medios de comunicación como ring, son la constante en el caso Juan Aldama 125.  Por un  lado, el actual ocupante del inmueble, Tomás Alfredo José  Guadalupe Martínez Gutiérrez, se dice propietario pero, hasta ahora, en sus incontables conferencias de prensa no ha presentado documentación legal que demuestre una compra-venta o escrituras a su nombre.

Por el otro lado, los hermanos Pérez de la Fuente, hijos de la fallecida señora María del Carmen Pérez de la Fuente, de origen español, cuyo nombre figura en las escrituras (de los años 40) como dueña de la propiedad en pugna, tras años de ausencia regresan a Toluca y reclaman lo que según sus abogados legítimamente les pertenece.

Quién dice la verdad y quién miente lo sabremos por los tribunales, pero por lo pronto todo indica que Juan Aldama 125 fue objeto de una invasión por parte del señor Tomás Alfredo José  Guadalupe Martínez Gutiérrez.

La historia de Juan Aldama 125 en el centro de Toluca viene de años atrás. El predio fue adquirido en 1941 por el cabeza de la familia Pérez de la Fuente, el prolífico empresario español Juan Pérez de la Fuente, quien entre sus múltiples propiedades era dueño también del enorme predio que ahora ocupa la zona industrial de Toluca.

Años después, la señora María del Carmen Pérez de la Fuente se convirtió en líder de la familia, y durante sus años en Toluca administró sus negocios, entre ellos el edificio de departamentos y locales ubicado en Juan Aldama 125 de la ciudad de Toluca. La señora Pérez de la Fuente procreó a María Adela, María del Carmen y Fernando Muñoz  Pérez, quienes son sus herederos.

edi 2

La vida de la familia Pérez de la Fuente y su descendencia se desarrolló entre México y España, tanto así que, cuando por su avanzada edad enfrentó problemas de salud, la señora María del Carmen Pérez de la Fuente decide trasladarse a España, donde sus hijos la cuidan por turnos pues también tenían residencia e intereses en la Ciudad de México. Toluca se quedaba atrás para la familia Pérez de la Fuente. El edificio de Juan Aldama 125 fue puesto en manos de un administrador, quien durante años se encargó de llevar el inmueble y sólo entregaba cuentas a distancia a la líder de la familia, cuya salud en España se fue deteriorando.

El señor Tomás Alfredo José  Guadalupe Martínez Gutiérrez apareció en Juan Aldama 125 cuando la señora Pérez de la Fuente aún estaba entre Toluca y la Ciudad de México. Rentó un espacio en el edificio vía el administrador, conoció la historia de la propiedad y supo de las circunstancias de la dueña.

Cuando la señora María del Carmen Pérez de la Fuente decide mudarse a España y pone en manos de su administrador todo lo concerniente al edificio, el señor Tomás Alfredo José  Guadalupe Martínez Gutiérrez sigue en el inmueble, es un arrendatario más. La salud de la propietaria se deteriora, en el año 2011 prácticamente no puede llevar más los negocios de su familia, es sometida a rigurosos cuidados médicos y pierde todo contacto con su administrador, mientras sus hijos están divididos entre México y España, sin conocimiento de la situación del edificio, ocupados en otros temas y ajenos a lo que ocurría en Toluca. El administrador, sin contacto con la señora, abandona la responsabilidad y deja el edificio a la deriva, sin finiquitar contratos de arrendamiento y sin buscar a los dueños para darles aviso de que su edificio se quedaba solo.

Es en ese momento, en el año 2011, cuando el señor Tomás Alfredo José  Guadalupe Martínez Gutiérrez inicia un juicio de inmatriculación para tratar de adjudicarse el inmueble. Afirma que la señora Pérez de la Fuente le vendió la propiedad antes de irse a España.

Martínez Gutiérrez siguió el curso que pide la ley, es decir que publicó edictos en la Gaceta de Gobierno y en algunos periódicos de ese momento. Martínez Gutiérrez llevó al cabo todo el proceso legal para hacerse con el edificio, pero ante la ausencia de recibos de pago, convenios de compraventa, escrituras o cualquier simple papel que demuestre que compró el edificio, los tribunales le negaron la acreditación de la propiedad… Perdió el primer juicio.

Pero Tomás Alfredo José  Guadalupe Martínez Gutiérrez no quedó conforme e interpuso un recurso de apelación que fue resuelto por la Corte el 17 de agosto de 2011 por la Segunda Sala Civil Regional de Toluca, quien confirmó la primer sentencia o, lo que lo mismo, ratificó que no existen elementos para otorgarle la propiedad de Juan Aldama 125 al señor Martínez Gutiérrez, quien pretende acreditar la propiedad con los edictos que publicó y en los cuales se pregunta “si hay alguien que reclame la propiedad”… Y como nadie le reclamó él dice “esto es mío”.

Pero los herederos de la familia Pérez de la Fuente regresaron y quieren lo que por Derecho, nos guste o no, es de ellos. Empero, la presencia de los hermanos no amedrentó al presunto invasor y Tomás Alfredo José  Guadalupe Martínez Gutiérrez promovió un Juicio de Amparo ante el Juez Cuarto de Distrito en la Materia de Toluca, que también le fue negado, al igual que su solicitud de revisión,  a la cual el Cuarto Tribunal Colegiado en Materia Civil del Segundo Circuito le respondió: la Justicia de la Unión no ampara ni protege a Tomás Alfredo José  Guadalupe Martínez Gutiérrez.

El abogado de los hermanos herederos exigió en una conferencia de prensa “que se haga justicia, sin miramientos” y presentó los siguientes documentos certificados: Acta Notarial de Adjudicación de Bienes por Herencia Testamentaría que acredita que la señora María del Carmen Pérez de la Fuente hereda a sus hijos la propiedad en cuestión; escrituras de la propiedad donde consta que la familia Pérez de la Fuente adquirió el inmueble en 1941; Certificado de Inscripción expedido por el Instituto de la Función Registral del Estado de México donde se certifica que el edificio es propiedad de los hijos de la familia Pérez de la Fuente.

¿Qué sigue ahora? La sentencia de los tribunales en el juicio por despojo que los herederos de la familia Pérez de la Fuente abrieron contra Martínez Gutiérrez, y mediante el cual esperan obtener la Orden Judicial de desalojo.