Los defensores del matrimonio igualitario recurrirán a las instancias internacionales de Derechos Humanos.

Al siglo XXI y de regreso a la “Santa” Inquisición

Escribe Juan Carlos Lara Escobedo

Toluca, México a 31 de mayo de 2016.-Las presiones de los grupos más retrogradas de la ciudad de Toluca (organizados por la Diócesis), aquellos que comen santos y defecan demonios hediondos, lograron parar la iniciativa que este día tendría que haber aprobado la LIX Legislatura del Estado de México para permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Ayer escuchamos decir al rector de la máxima casa de estudios de la entidad, doctor en Derecho Jorge Olvera García, “bienvenidos al siglo XXI”. Pero este día, unas horas después de nuestro acceso a la vanguardia jurídica, los diputados nos regresan a los tiempos de la “Santa” Inquisición cuando, en unas horas, congelan el matrimonio igualitario (un tema de Derecho) y en la misma sesión aprueban la donación de un terreno, en Atizapán de Zaragoza, a la arquidiócesis de Tlalnepantla para la construcción de un templo católico.

Grupos defensores de los derechos civiles se manifestaron en la sede del Poder Legislativo del Estado de México para respaldar el matrimonio igualitario.

Grupos defensores de los derechos civiles se manifestaron en la sede del Poder Legislativo del Estado de México para respaldar el matrimonio igualitario.

Hasta el mediodía de ayer lunes, todo iba viento en popa para las iniciativas de reformar diversas disposiciones del Código Civil, a fin de permitir los matrimonios entre personas del mismo sexo, que fueron presentadas (por separado) por el gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila Villegas, y el diputado Javier Salinas Narváez, de la fracción parlamentaria del PRD.

Pero la tarde llegó para esa propuesta cuando la muy piadosa diputada priísta por Valle de Bravo, Mercedes Colín Guadarrama, siguió la línea de su obispo  (por encima de la de nuestro gobernador), se hizo de alianzas secretas con diputados del PAN y orquestó la “rebelión” en la fracción mayoritaria, la del PRI, logrando que los legisladores dieran marcha atrás con las adecuaciones al Código Civil que pondrían al Estado de México, de acuerdo a los especialistas en Derechos Humanos y a los científicos sociales, a la vanguardia en materia de derechos civiles.

La comunidad pensante de Toluca, atónita, se pregunta ¿dónde quedó el estado laico? ¿Dónde quedó el exhorto del gobernador Ávila, líder político de este estado? ¿Dónde quedó la recomendación de la Suprema Corte de Justicia de la Nación? ¿Dónde quedaron las conclusiones de los universitarios?

Un tema de Derecho, de JUSTICIA, se aprovechó hábilmente por el PAN para convertirlo en una jugada electoral. Los personajes más cuestionables por su doble moral, como uno de los exalcaldes panistas de Toluca, que tuvo su harem en el palacio municipal, marchan al frente de los que se dicen representar a la familia mexiquense y oponerse al matrimonio igualitario.

La iglesia católica, tan cuestionada y corrompida, encabezó este “agandalle” a la Cámara de Diputados del Estado de México, la presión eclesiástica, secundada por personajes panistas y la muy piadosa diputada del PRI Mercedes Colín Guadarrama, además de los fieles-masa, pudieron más que los razonamientos jurídicos de los especialistas que recomendaron aprobar el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Los autonombrados “grupos laicos en defensa de la familia”  celebraron a un costado del palacio legislativo su victoria discriminatoria, echaron porras y se olvidaron de los casos que pederastia que su iglesia ha solapado y encubierto. ¿Por qué nunca organizaron marchas para exigir castigo a los curas abusadores de niños? ¿Por qué no marchan contra el acoso sexual en el trabajo? ¿Por qué no marchan contra el asesinato del voto de pobreza que ordeno Jesús de Nazaret? ¿Por qué no marchan contra las relaciones fuera del matrimonio que más de uno de los panistas ahí presentes han tenido?

Los diputados mexiquenses, pasivamente, sólo se limitaron a decir, en su sesión extraordinaria de este día, que el tema seguirá discutiéndose en comisiones… Lo cual suena a congeladora.  Llegar a ese siglo XXI del que habló el rector Olvera y promueve el gobernador Eruviel Ávila, nos costó mucho tiempo. Regresarnos a los tiempos de la inquisición no tardó más que unas horas. Los diputados se olvidaron del Derecho, de la igualdad entre todas las personas, se olvidaron de la realidad y del futuro.

La carroñera política (PAN-Mercedes Colín Guadarrama), el dogma ciego que juega a la doble moral (la iglesia católica) y la ignorancia (fieles-masa) son los triunfadores en este proceso legislativo. Y obviamente también hay un perdedor: el estado laico. Las consecuencias de este resultado pueden ser muchas, pero por lo pronto, nuestros legisladores  han mostrado no saber distinguir lo que es un tema jurídico con un tema de moral caduca y rebasada por los propios tiempos creados en la era de la mercadocracia.

Fotos: Melina León Domínguez (Apocaliptic.com)

 

banner_informe2016_1000x100