Caballos desbocados…

Por: Juan Carlos Lara Escobedo.-

Calimaya, México, 7 de Enero 2016.-Las recientes tomas de posesión de los 125 presidentes municipales del Estado de México (aunque en dos municipios, Temascaltepec y  Chiautla, habrá elecciones extraordinarias) mostraron que a pesar de las complejidades mexiquenses en la entidad hay gobernabilidad y deseos de trabajo. Los nuevos ediles entraron en funciones con mucho brío, desbordados en giras de trabajo, muy atentos  a cómo se prestan los servicios públicos. Hubo quienes incluso, como David López, alcalde de Metepec, Fernando Zamora, de la capital Toluca o Lino García, de Tejupilco,  que se levantaron muy temprano para saludar, motivar y supervisar a los empleados de hasta abajo, a los del servicio de limpia que todos los días inician la jornada laboral en la penumbra de la madrugada.

Pero el frenesí laboral que están implementando los alcaldes mexiquenses no es del todo llano y natural. Sabemos que desde la administración estatal se pidió a los presidentes municipales que iniciaran a tambor batiente, que no se guardaran un gramo de esfuerzo,  que agarraran ritmo de trabajo para poder sostener gobiernos activos, organizados y cumplidores con la gente que les dio el voto.

De diferentes maneras, sin violentar la autonomía municipal y respetando la diversidad que registra el mapa político del Estado de México, el gobierno estatal, encabezado por el Gobernador Eruviel Ávila Villegas, concretó una serie de acciones, como foros informativos, capacitaciones y atención particularizada, que permitieron que los nuevos presidentes municipales afrontarán con más y mejores herramientas sus mandatos.

Desde el ejecutivo estatal se promovió que cada ayuntamiento entrante tuviera bien definidas sus prioridades a partir de su vocación y sus características, pero identificando a los servicios públicos como la responsabilidad primaria de las autoridades municipales.  Es ahí, donde la mayor parte de los ayuntamientos están lanzando sus baterías, buscando eficientar, por ejemplo, la recolección de basura y, en otros casos, como el de Tejupilco, además tienen el reto de mejorar las líneas de distribución de agua potable que cuando sufren alguna avería pueden dejar sin agua a colonias enteras durante varios días, como ocurrió en el mes de diciembre pasado allá en la puerta de Tierra Caliente.

Las administraciones municipales inician sus primeros días con mucho brío. ¿Cuánto durará esa pila? Esa es la pregunta. En México tenemos un dicho que reza: Entrada de caballo desbocado, salida de burro viejo. Esperamos que no sea el caso de los ediles mexiquenses que en el gobernador Ávila tienen un ejemplo de trabajo incansable.

Las administraciones municipales inician sus primeros días con mucho brío. ¿Cuánto durará esa pila? Esa es la pregunta. En México tenemos un dicho que reza: Entrada de caballo desbocado, salida de burro viejo. Esperamos que no sea el caso de los ediles mexiquenses que en el gobernador Ávila tienen un ejemplo de trabajo incansable.

Las administraciones municipales inician sus primeros días con mucho brío. ¿Cuánto durará esa pila? Esa es la pregunta. En México tenemos un dicho que reza: Entrada de caballo desbocado, salida de burro viejo. Esperamos que no sea el caso de los ediles mexiquenses que en el gobernador Ávila tienen un ejemplo de trabajo incansable.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*