Al pasaje lo que pida…

Comparte:

Las Secretaría de Movilidad del gobierno del Estado de México debe recordar uno de los diálogos fundamentales de la maravillosa ¡Esquina Bajan …! (Alejandro Galindo, Producciones Rodríguez Hermanos, México, 1948):  “Al pasaje lo que pida”…

El Líder sindical de una línea de transporte público de pasajeros, Axcaná González, interpretado por Miguel Manzano, pide a los operadores de las unidades que majen con precaución, que extremen cuidados para evitar el menor accidente, la menor queja. Otro de los dirigentes sindicales pide, además de todas las precauciones al volante, ser corteses con el pasaje, “extremar la cortesía”.  El dueño de la concesión, presidente de la línea, Don Octaviano Lara y Puente, interpretado genialmente por Salvador Quiroz, va más lejos y sentencia: “al pasaje lo que pida”.

Y qué pide el pasaje en Toluca: un transporte público organizado, con operadores capacitados en todo lo que implica la responsabilidad de conducir con decenas de personas a bordo y miles de conductores y transeúntes a su alrededor. Lo que el pasaje pide lo sabe el secretario de movilidad, Isidro Pastor Medrano, quien además tiene ya la indicación directa del gobernador Eruviel Ávila para revisar las condiciones en las que operan las líneas de transporte público en la capital del Estado de México, particularmente Transportes Urbanos y Sub Urbanos Tollocan, que registra un sinfín de incidentes graves , el más reciente el pasado 15 de junio cuando una de sus unidades atropelló a la joven universitaria Diana Segura López causándole múltiples y graves lesiones que provocaron la pérdida de una de sus extremidades inferiores.

Hasta el momento, la Secretaría de Movilidad del gobierno mexiquense enfoca sus baterías al aspecto administrativo y a las pruebas toxicológicas a los operadores de los camiones. Ambos aspectos son fundamentales para la organización del transporte público de pasajeros. Pero no es lo único que se debe revisar. Las concesiones son manejadas a discreción por los concesionarios mientras la autoridad impone requisitos mínimos (de risa) para poder obtener una licencia de chofer en el rubro de transporte de personas.

Los dueños de las rutas, los poseedores de las líneas, permiten que cientos de camiones invadan las calles de Toluca sin ningún pudor. La diversidad de propietarios de unidades no permite uniformidad en el servicio, no hay una política de atención al público usuario y mucho menos de respeto a los demás conductores de vehículos y peatones. Para ser chofer de un camión de transporte público de pasajeros no se necesita mucho y es la propia línea transportista la que avala la capacidad y preparación del operador mediante un documento que se presenta ante la Secretaría de Movilidad.

A los dueños de los camiones y los concesionarios no les importa ni la condición ni la forma en que los choferes prestan el servicio.  Apuestan por lo más barato, no se plantean ni capacitación ni personal calificado. El resultado de la irresponsabilidad de los “empresarios” del transporte es Diana Segura López y decenas de ciudadanos que han sido víctimas del transporte público.

Nunca como antes los concesionarios del transporte público en Toluca y las autoridades del ramo están siendo observados. Los ciudadanos de Toluca, motivados por la iniciativa de los estudiantes de la Universidad Autónoma del Estado de México, ya han tomado las calles y la defensa por los y las decenas de Dianas que han sido víctimas del transporte público. .. Y por las futuras si no se toman medidas serias.

Al movimiento que iniciaron los compañeros de escuela y amigos de Diana Segura López se han ido sumando más y más simpatizantes y hasta organizaciones civiles. La intención original de este movimiento es que haya justicia para Diana Segura López y que el transporte público de pasajeros sea objeto de una transformación que  bien podría resumirse en uno de los diálogos del personaje Axcaná González en ¡Esquina bajan…! (una especie de Odilón López Nava del pasado): Ya lo saben precaución, seguridad y cortesía…AL PASAJE LO QUE PIDA.


Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *